23 Enero 2019 4:36 PM

PortadaOpiniónColumnas

Persiguiendo a Gustavo Montalvo

Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas | ACTUALIZADO 07.01.2019 - 7:07 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Las múltiples críticas sobre la escasez en el país de políticos confiables, obliga a rebuscar y resaltar las cualidades de los que, luego de analizar su trabajo, sean una referencia positiva, esto me motivó en buen dominicano, a seguir los pasos del ministro de la presidencia. He sido gratamente sorprendida, confieso que no esperaba descubrir tantas facetas interesantes de su vida.
   
Tras largas horas de búsqueda, lo bueno es, que “san” Google escarba en la vida de la gente pública sin permitir a nadie salir con la carpeta en blanco.
   
Me llama la atención ese hombre siempre junto al presidente, toma parte en actividades, de pie frente al candelazo de las visitas sorpresa, entregas de título, inauguraciones, es un vocero tan confiable que pareciera que es, el otro yo del presidente Danilo Medina.
   
El punto que hizo saltar la chispa, fue su página de Facebook, donde encontré datos proporcionados por el propio administrador, quisiera pensar que se trata del propio político, no de alguien pagado que le hace el trabajo.
   
Se me hace enigmático y carismático al mismo tiempo, dos circunstancias que quieran o no, son un imán que obliga a inquirir. Este es el resultado de la “persecución”, de que hice víctima a Gustavo Montalvo Franco.
   
San José de las Matas le vio nacer, acunado entre el verdor de la sierra y el arrullo de ríos como Bao, Amina, Inoa y otros que riegan esta fértil comunidad, con mi pretensión de poeta,  imagino a un Gustavo romántico, que escuchaba extasiado el canto de los pajarillos y espiaba a la luna en noches de plenilunio.
   
Montalvo, además de miembro fundador de FUNGLODE, forma parte del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana, tenía que ser así, porque hablamos de un político que desde muy joven incursionó en las filas del PLD destacándose de manera especial.
   
Embajador de muchas causas, levantando la voz ante situaciones muy comprometidas, como fue la comisión de veeduría que supervisara la falta de pruebas para acusar al gobierno en hechos corruptos, coordinador del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-11, entre otros tantos quehaceres igualmente importantes.
   
Un abultado legajo sobre otras actividades relevantes, acompañan la hoja de vida del brillante ministro de la presidencia, que destaca por el tipazo de actor de cine y una especie de aire misterioso, (a mi me lo parece).
      
Según mis pesquisas, una de las excelentes cualidades de Montalvo, es su dedicación al trabajo sin hacer aspavientos, hay quien se atreve a decir que sus recientes exposiciones en redes sociales, se debe a que el propio presidente Medina, ve en él cualidades para sucederle, en caso de que decidiera no reelegirse.
   
Ha estado junto al presidente desde 2012, sin haber surgido situaciones de confrontamiento entre ambos, al contrario, podría conjeturarse sobre la coincidencia del parecido en la personalidad de ambos. Se agradece en toda relación, la colaboración honesta, como la desempeñada por el ministro Gustavo Montalvo en los gobiernos de Medina.  
   
Esto sin hablar de las asesorías a los gobiernos anteriores del PLD desde 1996, tiempo más que suficiente para acumular experiencia.
   
Siendo así, estoy por afirmar que Montalvo se ve presidenciable, poseyendo además de títulos académicos, una profunda dimensión humana, más necesaria si cabe, que cualquier título universitario.    
   
Lo aprendido en la búsqueda sobre Gustavo Montalvo, me deja un sabor a vino bueno, los resultados sobrepasan mis expectativas ante lo cual, solo queda, aceptar que aún existen políticos cuyo accionar merece respeto y admiración.







0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.