18 Diciembre 2018 1:40 PM

PortadaOpiniónColumnas

Evolución derechos humanos

Luciano Filpo

Luciano Filpo

Luciano Filpo | ACTUALIZADO 06.12.2018 - 6:13 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La modernidad es la época y la condición donde los individuos construyen la individualidad, la creatividad, libre expresión, libre empresa. Ya los griegos y los romanos habían diseñado sociedades inspiradas en el ser humano, su dignidad, estética, ética y artístico. Entre griegos y romanos, los derechos eran una cuestión de los ciudadanos. Los esclavos y los extranjeros no tenían derechos. En el mundo medieval era difícil el ejercicio de derecho, estos tenían una concepción divina, colocadas por encima de cualquier dimensión terrenal. El renacimiento coloca al ser humano al centro de la cosmovisión universal, se superó la visión teologal venida del medio evo por una construcción antropocéntrica.        

El ser humano se convierte en el eje de la literatura, teatro, arte.  Vuelve a  ser la medida de todas las cosas. La situación material y la manera de reproducir la existencia influyen en la concepción del mundo. En Europa se articulaban relaciones mercantiles precapitalistas. El capitalismo pone de relieve el individualismo, el afán de lucro, la búsqueda del mérito. Este modelo económico contribuye a secularizar la visión de la sociedad y el mundo. Hablar de derechos humanos era impensable, mediaban diversas construcciones religiosas que contribuían a segregar a personas tales como los judíos, los moros, indios y los negros.         
   
Leyes nuevas fueron parte de un entramado jurídico para reconocer la calidad del indio en América. El sermón de Montesinos en 1511, constituye la reacción de los Dominicos frente a la explotación brutal a que era sometida la población aborigen. Aquí opero la construcción cristiana del amor al prójimo en la defensa del indio, de la lucha por almas indefensas. No obstante el sermón y la defensa de la población mesoamericana por parte de Dominicos y  Franciscanos, los explotadores sostenían que las leyes se acatan, pero no se cumplen.                

Encomiendas, mita, obraje y yanaconazgo fueron mecanismos brutales de someter a los pueblos originarios de América. Es acumulación originaria de capitales. Es decir esclavitud, robo, saqueo y pillaje para fortalecer el capitalismo europeo.        

La ilustración es el movimiento filosófico y humanista que contribuye a exaltar la condición humana y asumir la razón como instrumento de comprensión y transformación de la realidad. El pensamiento de la ilustración se inspira en los principios de igualdad, libertad y fraternidad.        

Desde la perspectiva ilustrada, un tanto secular, se rechaza la educación elitista, se condena la esclavitud y la trata negra, se apuesta a la creación de sociedades y marcos legales igualitarios. Las revoluciones burguesas preparan el escenario explicito para empezar a armar marco del ejercicio de derechos individuales.         
  
La gran revolución norteamericana promueve la declaración de derechos civiles, los cuales reconocen derechos a pensar, confesar y respeto por la libertad; la revolución francesa, la gloriosa revolución gala , elabora su famosa declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Era una declaración machista, inspirada en los hombres, con nada para las mujeres. Es necesario destacar que ejercer derechos es un ejercicio democrático, es construir una ciudadanía activa, es articular una sociedad inclusiva, garantista y equitativa. El fortalecimiento de las sociedades democráticas, sepultar los sistemas totalitarios coadyuva  a la declaración universal de los derechos humanos de 1948. No obstante al carácter ecuménico de tal declaración, en la práctica seguían grupos excluidos; los negros, las mujeres, los niños, los envejecientes. Alcanzar la consagración y respeto de los derechos humanos ha sido el resultado del esfuerzo continuo de los individuos visionarios, utópicos y constantes en sus sucesos. Gandhi, Luther King, Rosa Park apostaron a la inclusión y la igualdad. Construir una sociedad fundamentada en los derechos humanos es apostar por una actitud de tolerancia y respeto por la diversidad.           

Llegar al estadio de bienestar del mundo contemporáneo ha implicado varias generaciones de derechos, han caído muchos mártires, ha habido mucho sacrificio, esfuerzo y vocación por el cambio. Hablar de sociedades inclusivas y de estado de bienestar es el resultado de ese esfuerzo colectivo de grupos cívicos que creen en el desarrollo integral del ciudadano. En la actualidad se habla de cuatro generaciones de derecho; una primera integrada por los derechos políticos y civiles; una segunda generación  compuesta por derechos económicos y sociales; una tercera generación conformada por derechos colectivos y culturales; y una cuarta generación relacionada con el respeto por las minorías, el medio ambiente y el acceso a la tecnología. En la sociedad dominicana, atípica, anómica, arrítmica, consolidar y ejercer los derechos es difícil. A veces parece que no se cumplen los derechos de primera generación. Se violenta la individualidad, se deniega la justicia, se obstaculiza el derecho a la salud y a la educación.

La fragilidad de las instituciones se erige en un valladar para garantizar el ejercicio de los derechos. En el marco de la declaración universal de los derechos humanos, las naciones unidad se aprestan a celebrar el pacto por las migraciones, es decir en este mundo global, se da apertura al tráfico de mercancía, pero no se transige con el libre tránsito de la personas. Desde la ONU y la organización internacional de las migraciones se procura garantizar la integridad de todos aquellos que salen de sus tierras por causas diversas y que no se le garantiza la integridad. En el marco de tal pacto se conmemora el setenta  aniversario de la declaración universal de los  derechos humanos lo cual pone de manifiesto que aún existen muchas situaciones donde se conculcan los derechos y libertades de los individuos y colectivos sociales.

El autor es Dr. en educación.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.