20 Noviembre 2018 9:34 AM

PortadaOpiniónColumnas

Enseñanza con humanismo ético y moral

Pascual Ramos

Pascual Ramos

Pascual Ramos | ACTUALIZADO 07.11.2018 - 6:30 pm

11 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En Entre Comunicación y Psicología, se complace en publicar un escrito producido por Laura Altagracia Cabrera Guzmán, estudiante de Comunicación Social del Sistema Corporativo Universidad Tecnológica de Santiago (SCUTESA) Cede, en el que la joven realiza una importante valoración humanística ética y moral, tomando de referencia el artículo titulado: Perseverando en adjunto y a la deriva; el que aparece en la indicada columna, correspondiente al día 20 del mes de septiembre del año 2018, página 9A .
   
Cabrera Guzmán, cumpliendo con una de las prácticas académicas en la asignatura Redacción Periodística 1V, con el título: “Moradores de una satírica sociedad”, argumenta en su texto reflexivo analítico, lo siguiente:

“Contaminadores de vida, sería el seudónimo apropiado para designar a la raza humana, que no solo corroe el bienestar de la madre naturaleza; sino que también, intoxica a cada ser que a su paso atropella con su compleja sintaxis de envenenar con su lengua, en vez de melifluamente coquetear con el verbo.
   
En la sociedad de las iniquidades humanas en la que vagamente habitamos, vivimos bajo el yugo del qué dirán, del juzgar a los demás sin conocer antecedentes, de desencadenar blasfemias e incluso de vivir aplastados por nuestros propios prejuicios.
   
Aportamos a la sociedad, eso es cierto, pero algo que también es muy cierto es que esos granitos que conferimos, son más podridos que semillas fértiles para nuestra folklórica cultura.

Perseverando, muestra envuelto en un manto sedoso la cruda realidad, que soporta el residente de un país cuna en plena letrina de la miseria humana; que aún en esperas de promesas incumplidas, soporta el hedor de las decepciones y del cúmulo de inefables hazañas, que repercuten en el deterioro de la nación.
   
Pero vaya satírica sociedad esta, que alberga tantas quejas y tan pocos hacer. Vivimos gruñendo quejas tras quejas y otras veces acumulando silencios; en cuales ambos extremos se encuentran estrictamente indebidos. Ni abusar de la iracunda idea de desprecio hacia la realidad, ni otorgarle permiso al callar; permitirán un cambio verídico a la situación.
   
El deber no impune, sería actuar a favor de aquella idónea transformación con la que se fantasea. Razón tuvo Jiddu Krishnamurti cuando dijo: "No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma." Por eso, es de suma necesidad dejar la mayor pobreza, esa que reside en la mente; y en vez de utilizar la boca para clamar, mejor mover el músculo, para atribuir al cambio.
  
Es de procedimiento justificar, que ha sido muy sabia la referencia utilizada, destacando una de las enseñanzas intelectuales de convivencia humana integral, del escritor y orador nacido en la localidad de Madanapalle, India (1895 – 1986); lo que indica pensar, que la llamada sociedad del conocimiento, necesita ser permeada por enseñanza de amor y paz, donde pueda triunfar la solidaridad.

 La realidad que describe la estudiante universitaria Laura Altagracia Cabrera Guzmán, tomando de referencia el artículo: Perseverando en adjunto y a la deriva, sugiere reforzar en los procesos formativos de la educación superior, la temática de: Enseñanza con humanismo ético y moral; título del presente artículo, que busca constituirse en indicador académico teórico, para realizar prácticas intelectuales al respecto; con lo que se entiende, es una de la mejor manera, para  tener éxitos en el ejercicio profesional, al tratarse de la seriedad laboral; donde se supone tiene que prevalecer, la idea de convivencia fraterna, por mundo más justo y humano.  


11 comentario(s)


  • 11

    Joely Pimentel

    17.11.2018 - 9:09 am

    Debemos tomar en cuenta que a la hora de omitir una opinión debemos saber de que estamos hablando, llevando a cabo la empatia al dirigirnos a la otra persona ya que no sabemos la tormenta que lleva cada ser humano.


  • 10

    Jeovanni Tapia

    17.11.2018 - 9:05 am

    El articulo trata de la etopeya descriptiva en la forma en la que los seres humanos manejan sus conflictos internos, del cómo se debaten en los diferentes tipos de escenarios las diferencia, los puntos de vista sobre criterios y opiniones, la resignación que se atesta a las repetitivas quejas cotidianas que de nada aprovechan al fortalecimiento de los valores y ascenso de la humanidad

    Resaltar la manera de disentir con altura frente a la opinión ajena, es una tarea que no se ha podido cultivar en la actual sociedad, sin embargo, aún hay esperanza de emprender, de seguir con el pie de talón en la buena voluntad de producir cambios que impregnen permutaciones positivas y significativas para las nuevas generaciones.


  • 9

    Bryan Checo

    17.11.2018 - 8:58 am

    El reflejo de una sociedad podrida, invade nuestro corazón de manera tan toxica que la desesperanza parece tener suficiente éxito como para derrumbar nuestros valores.

    Cuando ves que te machacan si intentas patalear por tus derechos te das cuenta que es, nuestra propia falta de fe que nos convierto es escorias.


  • 8

    Efigenia Gutierrez

    17.11.2018 - 8:56 am

    excelente articulo de Laura,idóneo para que la raza humana inicie un proceso de valoración sobre la ética y la moral.
    Es que dejemos las quejas y criticas e iniciemos aportar nuestros conocimientos para erradicar estas.


  • 7

    yirsi gomez

    17.11.2018 - 8:55 am

    se sabe que el mundo debe de esta constantemente socializando con los demás, teniendo así la obligación de cumplir con ciertas normas, ciertas reglas con el simple hecho de no perjudicar a los demás y tener una vida en armonía con el resto de las personas.


  • 6

    Nicole Muñoz

    17.11.2018 - 8:49 am

    Este es un escrito de gran valor que nos refleja la actualidad que vive nuestra sociedad, en el cual se nos exhorta cambiar lo negativo que nosotros tenemos para tener un mundo mejor en el cual prevalezca el amor,la solidaridad y el respeto.


  • 5

    Krystal Rojas

    17.11.2018 - 8:46 am

    Cuando se coloca un escrito, lo que se busca es el razonamiento del lector, y es exactamente lo ocurrido. El articulo publicado por el profesor Pascual Ramos sobre la reflexión de la estudiante Laura Cabrera, muestra como la vida puede ser vista de diversas maneras pero lleva al mismo punto inicial.


  • 4

    Laura Cabrera

    17.11.2018 - 8:46 am

    De forma halagadora, el profesor Pascual Ramos, realiza este artículo impactado por mi valoración acerca de su previa publicación: "Perseverando en adjunto y a la deriva", la cual de forma majestuosa y laberíntica, designa al ciudadano de una sociedad pobre en valores y en amor hacia el prójimo. Me es de suma alegría y necesidad, agradecerle por tal oportunidad y mi mayor recompensa, es ser leída por todos y cada unos de sus fieles lectores y ganarme un espacio de sus mentes.


  • 3

    Yelisabeth Angomás

    17.11.2018 - 8:43 am

    Impresionante el deleite de mis ojos al leer dicho escrito crudo, real y vívido la realidad actual que se vive hoy en día. Estar más abajo de la pobreza, paupérrimo quizás, la mente de nuestra sociedad que suele ser imposible crear un mejor por venir en nuestro país y para Latinoamerica; constante es el sufrir que vemos día con día los que estamos un poco más despiertos.

    Es debido felicitarle y aplaudirle por tan exquisitas palabras literarias además del profesor Pascual Ramos por cederle la oportunidad de ser vista por aquellos usuarios que disfruten conocer los rayitos de luz que existen en medio del hoyo negro que arremete en nuestro país.


  • 2

    Brayleny Lora

    17.11.2018 - 8:39 am

    Vivimos gruñendo quejas tras quejas y otras veces acumulando silencios. Excelente articulo donde relata la realidad que vive hoy día nuestro país.


  • 1

    Eduardo Espinal

    08.11.2018 - 4:30 pm

    Excelente articulo, es impresionante ver cómo una estudiante con un gran entendimiento.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.