20 Noviembre 2018 3:21 PM

PortadaOpiniónColumnas

Un ambiente político enrarecido

Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel | ACTUALIZADO 06.11.2018 - 6:15 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Sin saber a ciencia cierta cómo culminará la realidad electoral de las elecciones pautadas para el 2020, muy a pesar de que dicho ambiente parece estar bien definido en el canon constitucional, aún persisten los esfuerzos de pequeños grupúsculos a lo interno de los principales partidos a la espera de que pueda ocurrir una Modificación Constitucional de última hora, donde se pueda anular o deshabilitar el transitorio del “nunca jamás”,  con el cual se pone un veto al actual mandatario para presentarse como candidato en este certamen electoral, donde las disyuntivas ponen a pensar a gran parte de la sociedad en que nada puede darse como definitivo en este régimen electoral con la tentativa de alcanzar la Modificación Constitucional número 40, siempre para satisfacer …”pujas políticas que llevaron a cabo dirigentes cívicos o militares con demasiadas ambiciones de poder para acomodarla a sus planes de eternizarse en el mando, por encima del objetivo fundamental, que es el de sentar las bases para organizar un Estado y una sociedad con derechos y deberes obligatorios para todos”.
   
Si por el número de modificaciones constitucionales fuera el nuestro podría considerar un proyecto de nación en continua construcción.
   
Un vistazo pormenorizado a los giros en torno a una posible modificación en el actual congreso, a través de su mecanismo de una Asamblea Constituyente llevan a pensar en un balance poco probable, tal cual se comportan las fuerzas políticas opositoras e importantes grupos de la sociedad civil.
   
¿Existe una tentativa real para emprender los esfuerzos y lograr conseguir los votos suficientes –Dos tercera parte- que permitan la Modificación Constitucional y así permitir la habilitación del actual presidente la Republica, con lo cual pudiera concurrir a una primaria –ahora abiertas- y nueva vez presentarse como opción electoral?
   
De no ser así. ¿Por qué razón sus principales voceros en el Congreso de la Republica persisten en acciones concretas orientadas a reunir estos votos? De acuerdo algunos legisladores, semanas tras semanas, dan cuenta del trabajo realizado entre los suyos para persuadirlos de los beneficios de habilitar el actual mandatario.
   
Pero más aún: La Asamblea del Comité Central (CC) del PLD aprobó tres puntos únicos en un tiempo sorprendente, con la cohabitación de los grupos en pugnas y con la presencia de todas sus autoridades, con lo cual se pensó se detendría momentáneamente la presión de las corrientes, lo cual no sucedió, dando a entender que ningunas de las partes se da por vencidas y que la lucha abierta por el poder se mantiene.
   
El Presidente de la República el licenciado Danilo Medina Sánchez postergó hasta el mes de marzo referirse abiertamente a la reelección; sin embargo, la agenda política, vinculante con los estatus, escogencias de los cargos congresuales, municipales, síndicos y sus suplentes suponen un proceso organizativa, al cual no escapa la presencia del tiempo como forma de garantizar su adecuada organización.
   
Tanto los partidos de oposición como el mismo partido oficialista conocen a cabalidad la cultura política dominicana, como se comportan los perdedores como se impugnan los procesos como se recurre a las instancias como forma de entorpecer los resultados finales de los procesos internos.
   
También, conocen a cabalidad las dificultades de las alianzas; los casos particulares de reservas de candidaturas y, porque no, los difíciles procesos de depuración de figuras locales, las cuales aprovechan cualquier oportunidad para colarse en el sistema político dominicano.
   
Nadie ignora estas cosas! Son el pan nuestro de cada día. En ella radica la realidad de la política dominicana. Mientras demoran las definiciones de las cosas macros mayor complejidad se generan en las cosas micro: Los aspectos de los temas locales a veces retumban con mayor intensidad que lo que se supone lo harían los temas nacionales.
   
Si se echa una mirada a los partidos pequeños, sobre todo, a aquellos relacionados en condición de aliados al partido oficialista, en los mismos ocurren y se incuban situaciones igual de complejas que en los grandes, donde un dueño o cabeza trata de arbitrar cada uno de los procesos, aislando a quienes por años lo acompañan.    
   
La nueva legislación, Ley de Partidos, Movimientos y Agrupaciones políticas (33-88) contempla o exige nuevas conductas a quienes ostentan la condición de líder o cabeza de las agrupaciones políticas. Lo hace en lo concerniente a las primarias –escogencias y representación- y en lo que respeta al financiamiento –transparencia de los recursos- algo totalmente sin precedente para los mismos.
   
Como se ve el cumulo de temas pendientes y la manera en que se le vienen dando respuestas pueden verse como si hay un persistente rezago, un déficit de tiempo a la vista que pudiera entorpecer la selección de la astronómica cifra de 4,570  y algo de candidatos a nivel nacional.
   
Hay, por supuesto, la intención de unificar la celebración de las dos elecciones, tanto la Congresuales y Municipales con las presidenciales para facilitar el desempeño de gestión del organismo electoral. Otro de lo tema pendiente que pudiera influir de manera negativa si no se toma la decisión a tiempo.
   
La exigencia de todas estas energías sumada con luchas internas de los partidos, la agenda pendiente del organismo electoral, la falta de reglamentos a casi un año de iniciarse la campana electoral permite vislumbrar un ambiente político enrarecido.
   
Y si a todo esto también se le incorpora los elementos surgidos del debate de una Modificación Constitucional –Favorable- para el actual Mandatario, lo cual de inmediato recompondría las fuerzas políticas y el ambiente electoral no estaría de más considerar nuevos indicios para reconfigurar un caldeado ambiente electoral, totalmente novedoso y lleno de incertidumbre, al cual deberá hacer frente la sociedad con su buen juicio, tino y comportamiento, porque de que está enrarecido lo está.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.