20 Noviembre 2018 4:41 PM

PortadaOpiniónColumnas

Protestas, primarias, economía, política y violencia

Luis Céspedes Peña

Luis Céspedes Peña

Luis Céspedes Peña | ACTUALIZADO 06.11.2018 - 6:07 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

América Latina, la región más fértil para la producción agropecuaria, bendecida por Dios, es también la zona de mayores conflictos políticos generadores de diferentes problemas sociales, algunos encubiertos, los cuales se convierten en una industria económica para favorecer a grupos que promueven la incertidumbre.
   
Algunas veces nos cuestionamos si el derecho y la libertad son sólo para favorecer a determinados grupos sociales o si en cambio estos valores deberían ser para todos  los sectores.
   
El derecho a la huelga está contemplado en la Constitución de la República, pero eso no incluye que  haya que destruir las propiedades privadas, robar, mediante la violencia, como ocurrió con el saqueo de establecimientos comerciales de Cienfuegos y otros sectores de Santiago, en la recién protesta  de la región del  Cibao, para exigir la rebaja de los precios de los combustibles.
   
Se puede decir que esa huelga fue un éxito para los organizadores, pero empañada por los que aprovecharon la acción para robar. Eso indica que, en lo adelante, si  hay la necesidad de hacer otros paros, que no es lo más conveniente, los responsables tendrán que organizar sus equipos de vigilancia para no tener que cargar con los hechos vandálicos del pasado paro en Santiago.
   
El actual gobierno dirigido por Danilo Medina,  que es el mejor  de los últimos tiempos, por su preocupación para fomentar la economía, el rescate  al olvidado campo de la producción agropecuaria, las medianas o pequeñas industrias, debe analizar dónde están sus debilidades, así como del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), aunque debemos decir que una de ellas es el torpe manejo de los medios de comunicaciones y la sabiduría de la oposición para estarle ganando el “pleito” a los oficialistas en ese sector.
   
El sector danilista ganó la batalla de las primarias abiertas, para elegir a los candidatos a cargos electivos para las elecciones del 2020. ¡Y con eso también ganó el PLD, el cual aumentará su matrícula de votantes! Si el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) vive como instrumento de la democracia, es fruto de esa metodología.
   
El PLD, que ya se acostumbró a estar en el poder, debe comenzar a trabajar políticamente pensando en cómo deberá mantenerse en el control del Estado, porque el día que ocurra lo contrario, por estas décadas, la totalidad de sus dirigentes serán procesados judicialmente, no porque se les compruebe actos  de corrupción, sino porque eso es lo que les está dando buenos resultados a los opositores que alcanzan el poder en América Latina.
   
Tenemos los ejemplos a Brasil, Argentina, Perú y otras naciones, donde gobernantes populares perdieron las elecciones, algunos por presiones internacionales, y hoy están en prisión. La política es hoy la principal actividad en América Latina, a diferencia de Japón y la República de Corea, donde sus principales labores son las vinculadas a la producción.
   
En los últimos años, en el país se habla y se escribe más de violencia, especialmente de géneros, que del partidismo político. Estamos totalmente de acuerdos con que debe haber respeto de hombre a mujer y de ésta hacia el masculino. Si eso ocurriera, tendríamos menos  hijos sin padres o madres, víctimas de la violencia de uno u otro género, porque son dos.
   
Hay que reconocer que el número de mujeres muertas, heridas o golpeadas, supera por mucho a los casos que afectan a los hombres. El problema no es denunciar los hechos, sino que debe haber un cambio de mentalidad de cómo manejar ese terrible tema. Las autoridades deben enfocar  el problema de otra manera.
    
Y deben comenzar por el manejo de conflictos. Los continuos encarcelamientos de hombres acusados de violentos por mujeres, a veces por cosas simples, es un medio que está provocando muchas muertes o atropellos en perjuicio de damas.
   
No se conoce de ningún hombre sometido a la Justicia por una mujer víctima o que se hizo, por celos o no, que reciba su libertad en un Tribunal de Justicia, en virtud de que eso es otro negocio, del cual gana el Estado, por las multas, el abogado, el alguacil y otros que intervienen.
   
Es por esa  razón que se requiere de un cambio de mentalidad para disminuir los problemas de violencia entre géneros.
   
Aún así, cada hombre debe entender que las damas merecen mayor respeto. Eso no quiere decir que el hogar esté compuesto por santos, porque en los matrimonios formales o informales siempre hay discordias, pero  debemos pensar en que la mayoría de las mujeres  son las madres de nuestros hijos. ¡Unos salen buenos y otros no, pero son nuestros hijos!
   
Pero hay otros que esperan recibir el apoyo de la Ley: Los que no están en el mundo, porque todavía no nacen. A ellos también hay que respetarles su liberad de nacer y vivir. Impedir el nacimiento de una criatura humana, es irrespetarle su derecho a vivir en libertad.
   
¡Eso también es violencia! Ninguna madre, industrial, médico u otros sectores, tienen derecho a quitarle la vida a ninguna criatura antes de nacer. ¡Y menos después de nacida, porque eso también es violencia de genero, si  sólo participa la mujer y de géneros si actúan ambas partes o más.
   
Matando a millones de niños en el mundo, no se resolverán los problemas económicos de ningún país. Si así fuese, por qué Estados Unidos, principal promotor de los abortos, no tiene solucionados los principales males económicos. ¿Por qué Cuba, el país de América Latina con más abortos legales, no tiene solucionados  sus principales problemas económicos y sociales? En cambio, cuenta con la población humana más vieja del Continente?
   
 Porque los problemas económicos de un país no se solucionan matando criaturas humanas. Las mujeres  que promueven el aborto deben reflexionar, por su salud mental, porque el aborto provoca “loquera”, la muerte más rápida y más problemas sociales.
    
Son muchas las veces que se observa a mujeres jóvenes desnudas en las calles, afectadas por trastornos mentales, y cuando se hace la investigación, resulta que es una abortista que no pudo manejar emocionalmente el problema de conciencia.  Y hombres que se suicidan, luego de obligar a sus mujeres a abortar.
    
Hay grupos de personas  que son empleados de la industria del aborto y cobran en dólares. ¡Ese es otro negocio de muertes!

 Gracias por leernos.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.