20 Noviembre 2018 4:45 PM

PortadaOpiniónColumnas

Dominicanos desamparados

Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas | ACTUALIZADO 05.11.2018 - 6:03 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

No es la primera vez que sentimos dolor en carne viva por nuestros compatriotas que desesperados abandonan su tierra donde se les niega una manera digna de subsistir y como única opción les dejan, tirarse por un puente, o marcharse lejos donde quizás la suerte, Dios o quien sea, se apiade de su situación.
   
Es triste que a más de cinco siglos de la desaparición de la raza Taína, los dominicanos continuemos siendo una raza trashumante obligada a aventurarse buscando una mejor vida.
   
No es la primera vez, tampoco será la última que un dominicano muere lejos de su tierra y su familia afronta, además de la desventura de su muerte, la angustia de no poder sepultarle con dignidad.
   
En Barcelona hace días, ha muerto uno de esos dominicanos desamparados y expulsados de su tierra, su familia acudió como es natural, al consulado dominicano en la ciudad española, el cónsul les hizo una donación de 350 euros bajo la salvedad de era “lo único que podían hacer”.
   
En Barcelona hay una gran cantidad de dominicanos, entre éstos hay dominicanos de poder empresas y negocios, la familia del fallecido ha acudido a ellos a pedir ayuda, sin embargo, han salido con las manos vacías.
   
Ante casos como éste, la pregunta que surge es, para qué sirven los consulados y embajadas, tenemos también los diputados de ultramar cuya única razón de ser con ligeras excepciones, es lucrarse de una posición mediante la cual obtienen muchos beneficios.
  
 Nuestra gente, al menos en Europa, está desamparada, tenemos unos diplomáticos que se dan la gran vida, un canciller que viaja por el mundo y que supuestamente firma acuerdos para bienestar de los dominicanos y en cambio la situación de los criollos en el extranjero, no puede ser peor.
   
Da pena ver a esta familia dominicana recorriendo las calles de Barcelona con alcancías en las manos, colectando dinero porque carecen de medios para trasladar el cuerpo de su pariente al país nativo.
   
Es un descrédito sobre todo, para la embajada dominicana en Madrid, consulado dominicano en Barcelona y es una vergüenza para el gobierno por mantener en sus cargos, a funcionarios que no cumplen con su misión.
   





 


1 comentario(s)


  • 1

    Ramona Rivas

    07.11.2018 - 4:22 pm

    Excelente!!!


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.