23 Octubre 2018 4:16 AM

PortadaOpiniónColumnas

Coming Out Day

Rafael Baldayac

Rafael Baldayac

Rafael Baldayac | ACTUALIZADO 10.10.2018 - 5:58 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Cada 11 de octubre  se celebra  el llamado  “Coming Out Day”, en español, Día para Salir del Armario o Closet.  Es honrado  por las diferentes  comunidades  LGBT (gays, lesbianas, bisexuales y transgénero)  para que los que llevan doble vida puedan “declararse”  y mostrar   abiertamente  su preferencia  homosexual  ante el mundo. Sin  disfraz, hipocresía, disimulo  o encubrimiento.
   
Esta popular expresión proviene de la traducción de la frase “Coming Out of the Closet”, derivada a su vez de  “To have a Skeleton in the Closet”,  traducida como “tener un esqueleto en el armario”, algo vergonzoso que no se quería hacer público.
   
De manera que Salir del closet  es una analogía de algo guardado o escondido, a la vez que grafica la sensación de encierro y oscuridad de esas personas que debían disimular o esconder su orientación  sexual para no ser descubiertos y estigmatizados , y que “saca a la luz”, descubre, muestra,  un aspecto de su vida que hasta ese día tenía escondido.
   
En definitiva,  el 11 de octubre es  un día internacional para debatir las temáticas relacionadas la homosexualidad: gays, lesbianas, bisexuales y transgénero.  Fue  implementado por el Dr. Robert Eichberg y Jean O'Leary en 1988, durante la Segunda Marcha por los Derechos de Gays y Lesbianas, que tuvo lugar en Washington, E.U con la presencia de más de 500 mil personas.  
   
El evento que nació  hace 30 años en  los Estados Unidos, organizado por la Human Rights Campaign, con apoyo incluso de grupos religiosos,  se ha ido extendiendo a otros países, exhibiendo sus  símbolos  de identidad (triángulo rosa, letra griega lambda y arcoíris).
   
Lamentablemente, en muchos de estos países  la homosexualidad es aceptada sin muchos problemas. Ejemplo,  España y Alemania, donde aproximadamente el 82% de las personas aceptan la homosexualidad. En Canadá esa cifra está en el 80%; los demás países como Estados unidos, Argentina, Chile, México y Brasil, están entre el 60% y 70% de aceptación.
   
Es abominable todo lo que esta pasando en el mundo. Hace unos dias la Iglesia evangélica de Berlín  aprobó el matrimonio homosexual y casará a partir del 1 de julio a parejas del mismo sexo. El sínodo o asamblea de obispos de esta Iglesia dio luz verde al matrimonio homosexual,  la tercera  iglesia protestante alemana, luego de  Hessen-Nassau y Rheinland.
   
Según el último anuario de la Iglesia Evangélica de Alemania, el protestantismo cuenta con más de 23 millones de fieles en el país, mientras que 24,2 millones de ciudadanos se declara católico.
   
La relación entre homosexualidad y  religión puede variar mucho a lo largo del tiempo y de la localización geográfica, entre diferentes religiones y sectas, y en relación a las diferentes formas.
   
La Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, declara que tan solo el acto sexual es pecaminoso. Otras aceptan completamente a los homosexuales, y más lejos llega  la Radical Faeries, que fomentan activamente la homosexualidad.
   
Algunas religiones  la ven como  una enfermedad que se puede subsanar  a través de la Teoterapia. Por otra parte, algunas ven la homosexualidad de manera más positiva, y otras más  liberales, como wicca, pueden bendecir los matrimonios entre personas del mismo género.
   
Muchas  consideran el amor y el sexo entre miembros del mismo género como “sagrado”. En la Historia de la humanidad se pueden encontrar mitologías acerca del amor entre personas del mismo género.
La Biblia, consistentemente nos dice que la actividad homosexual es pecado (Génesis 19:1-13; Levítico 18:22; Romanos 1:26-27; 1Corintios 6:9). En romanos enseña específicamente, que la homosexualidad es el resultado de negar y desobedecer a Dios.
   
Además la Sagradas Escritura dice que cuando una persona continúa en pecado e incredulidad, Dios “lo entrega” aún al pecado más malvado y depravado, a fin de mostrarle lo inútil y desesperado de la vida, al hallarse separado de Dios. Los “transgresores”  no heredarán el reino de Dios.  
   
Dios no crea una persona con deseos homosexuales.  Una persona se vuelve homosexual a causa del pecado (Romanos 1:24-27), y definitivamente a causa de su propia elección. Una persona puede haber nacido con una gran susceptibilidad hacia la homosexualidad, al igual que hay gente que ha nacido con una tendencia a la violencia y otros pecados. Eso no la disculpa de escoger pecar al ceder a sus deseos pecaminosos.

 “No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (Levítico 18:22)
   
“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”  1Corintios 6:9.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.