16 Diciembre 2018 2:42 PM

PortadaOpiniónColumnas

Las redes: nueva expresión de libertad

Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara | ACTUALIZADO 10.10.2018 - 5:58 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En todas las épocas de la historia ha existido la corrupción y la traición. Algunos gobernantes, políticos y las personas con influencia en la sociedad se han valido de su posición económica para engañar a todo un pueblo. Por eso, en siglos pasados y en este, todavía hay personas que han cometidos actos inmorales e injusto contra otros y no han sido castigado, porque utilizaron el poder para salirse con la suya, como se suele decir popularmente.
   
La malicia se fue apoderando tanto de la gente que tenía cierto estatus social, que ya era común ver como muchos ayudaban a otros a tener nuevas oportunidades con el único propósito de utilizarlos a su favor cuando llegara el momento de verse acusados por sus acciones injustas. En otras palabras, se puede traducir todo esto con la expresión famosa de Maquiavelo, en su obra Príncipe, “el fin justifica los medios”. Es decir, para estos individuos lo más importante es hacer favores a todas las personas que puedan, para comprometerlos a no hacer nada en su contra cuando lo acusen de algún acto de corrupción.
   
Esta es la razón por la que en muchos países, los diputados y senadores, justifican y defienden a los presidentes y funcionarios, porque se sienten en deuda, no con la verdad, sino con los beneficios que recibieron en un momento determinado de sus vidas. Sin embargo, se les olvida, que el único compromiso que deben asumir como funcionarios públicos es con la defensa de los derechos de los ciudadanos. Por tanto, las dádivas no son excusa para no expresar la verdad y la justicia, ya que los principios humanos, morales y éticos jamás se venden ni mucho menos se negocian.
   
Ahora bien, como las palabras se las lleva el viento y muchos corruptos continúan burlándose de la ley; porque políticos, jueces, comunicadores, abogados, entre otras personalidades han formado equipos para taparse unos con otros, ha surgido en la actualidad las redes sociales como medios de denuncias. De aquí que sea típico ver cómo muchas veces la justicia resuelve algunos casos de corrupción pública cuando las personas se expresan a través del facebook, twitter, instagram, etc., pues, al notar la presión social comprenden que deben cuidar su imagen y por eso actúan.
   
En definitiva, no es un secreto para nadie entender que cada vez más las redes sociales juegan un papel muy importante en la libertad de expresión.         Progresivamente se está convierto en la voz de los que no tienen voz. Un instrumento útil para exigir justicia y pedir que se hagan cumplir las leyes a favor de los más indefensos de la sociedad. Y como las personas competentes en el ámbito judicial, en algunas ocasiones se hacen los indiferentes y los sordos ante el clamor del pueblo, entonces la tecnología está asumiendo la responsabilidad de la democracia, porque la luz tiene que salir siempre y brillar ante toda oscuridad. Por consiguiente, no podemos dejar que el caos tenga la última palabra en nuestro mundo.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.