15 Diciembre 2018 9:20 AM

PortadaOpiniónColumnas

La Iglesia del Señor Jesucristo

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos | ACTUALIZADO 10.10.2018 - 5:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.” (1 Timoteo 3:14 – 15)
   
“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:46 – 47)

Amigo(a), el único que tiene autoridad para instruirte correctamente es el Señor Jesucristo. En una ocasión el expresó lo siguiente: Otra vez Jesús les habló, diciendo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12)
   
Hoy día hay muchos que andan en tinieblas, y su conocimiento acerca que Dios y la iglesia es muy pobre, ya que no saben distinguir entre la iglesia del Señor Jesucristo y una religión o secta religiosa.

¿Qué significa la palabra Católico? ¿De dónde surge la palabra Iglesia?
   
El término "Católico", significa Universal, así que, cuando usted expresa que es Católico, simplemente está diciendo "Yo soy Universal". Con relación a la palabra “Iglesia” en el Nuevo Testamento, surge de la palabra Griega "Ekklesia", y se refiere a cualquier asamblea, cuerpos locales de creyentes, o al cuerpo universal de todos los cristianos.

¿A quién podemos llamar Cristiano? ¿Cómo está conformada la iglesia Cristiana?
  
Cristianos, son todos aquellos que en un momento dado de su vida, Dios, por el puro afecto de amor de su voluntad, le ha llamado mediante su palabra, la biblia, que es la palabra de Dios, y él mediante una obra milagrosa en el poder de su santo espíritu le da suficiente luz para que comprenda que es pecador, y conociendo esto el clama por misericordia y perdón de pecados, y cambia de dirección en su vida, de estar en malos caminos a dirigirse hacia el camino de la vida eterna, el camino de Dios. Un Cristiano es aquel que se convierte en partidario de Cristo, cuya vida diaria y su comportamiento al enfrentar la adversidad son semejantes a Cristo. ¿Cómo Comienza esto? Cómo lo enseña la palabra de Dios: “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Efesios 1:11 – 14)
   
La iglesia Cristiana, está compuesta por todos los redimidos por la sangre de Cristo, los cuales se reúnen en diferentes lugares, llamados Iglesias Locales, cuya cabeza es única y exclusivamente el Señor Jesucristo, y nadie más. “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” (Efesios 4:14 – 16)

El mismo Señor Jesucristo nos enseña que él es el que tiene autoridad para edificar su iglesia mediante su palabra: Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.  Entonces le respondió Jesús: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:16 – 18) (Nota: la iglesia no está edificada sobre Pedro, sino sobre la declaración que hizo Pedro, que Cristo es Dios.) “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” (Efesios 2:20 – 22)

Cristo Jesús, el Señor y Salvador, quién vino a Salvar a los pecadores nos enseña que él es el único mediador entre Dios y los hombres: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” (1 Timoteo 2:5)

Cristo es el dueño absoluto de su iglesia, y él la gobierna y dirige mediante su palabra y guía del Espíritu Santo que habita en cada redimido por la sangre de Cristo, los cuales fueron apartados por la gracia de Dios desde antes de la fundación del mundo: YJesús se acercó y les habló diciendo:  Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18)
   
“Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” (Efesios 1:4)

Amigo (a), todo grupo religioso o personas que quieran reclamar para sí el ser cristianos y pertenecer o ser de la iglesia de Cristo, tiene que vivir a la luz de lo que enseña la palabra de Dios, ya que la biblia es muy clara en esta enseñanza teológica: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17)

-Todas estas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.