16 Octubre 2018 4:11 AM

PortadaOpiniónColumnas

Enfócate en el propósito

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz | ACTUALIZADO 08.10.2018 - 6:06 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El apóstol Pablo vivió muchas situaciones en su época, problemas locales que tuvo que enfrentar acerca de la verdad universal del evangelio. Si nos situamos en Colosas, por ejemplo, la herejía y la mezcla inusual de filosofía griega como lo era el gnosticismo y el judaísmo, el apóstol lo enfrentó con la Palabra.
  
En la actualidad, la iglesia experimenta nuevos peligros concernientes a las herejías y distracciones de la verdad. Por lo que, nos toca a nosotros velar por la integridad del contenido de la Palabra de Dios. Pero se hace necesario y es nuestro deber encarnar la Palabra en nuestras vidas, para que así, podamos ser verdaderos testigos de la verdad de Dios en Cristo.  En otras palabras, como hijos de Dios debemos enfocarnos y mostrar una conducta que refleje el carácter de Cristo en cada aspecto de nuestras vidas, para que, de este modo, caminemos enfocados en el propósito.
   
El Apóstol Pablo escribió inspirado por el Espíritu Santo algunas cartas mientras estaba en la prisión, y podemos ver que, aunque su cuerpo estaba prisionero, su mente nunca lo estuvo. Disfrutar de las riquezas de la carta a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses es glorioso. Partiendo de la realidad de Pablo, ha de suponerse que fueron momentos de gloria, pero también complicados,  por el hecho de visualizar tantas riquezas del misterio del evangelio que le fue revelado.  Probablemente, no vayamos a comprender del todo las implicaciones emocionales que el apóstol experimentaba en esta condición tan especial, pero si deja claro que su enfoque estaba en la persona de Cristo, y en la proclamación de un evangelio que no solo lo creía, sino que lo vivía con toda intensidad.
    
Colosas, había sido una ciudad próspera, pero al momento de Pablo escribir la carta ya estaba en decadencia. Para tener una mejor idea, Colosas era un pueblo pequeño perteneciente a la provincia romana de Asia, a unos 160 km, pero allí se alojaban una gran población de judíos que llegaron huyendo en momentos que se vieron obligados a abandonar a Jerusalén por la persecución de Antíoco III y IV.
    
Partiendo de esta realidad, Pablo, escribe una carta breve pero intensa con un aporte impresionante, porque él sabía llegar al corazón de los lectores de una manera magistral, porque estaba enfocado en el propósito eterno. Igual nosotros, tenemos que aprender a enfocarnos sin importar las condiciones sociales y económicas de una comunidad, el evangelio debe ser establecido sobre los mismos principios que hemos recibido por la Palabra de Dios, y por aquellos que fielmente la entregaron a nuestras vidas.  Nadie puede pasar por alto el reflejo de la relación que existía en el apóstol con cada uno de sus lectores.
    
El Apóstol Pablo era un estratega espiritual, usado por Dios para el cumplimiento de su propósito, tanto en la carta a los Efesios como en los Colosenses, Pablo enfrentó la problemática de la herejía que se esparcía por toda Asia menor.  Es muy notable al leer ambas cartas que existe ciertas similitudes en los temas desarrollados, sin embargo, debemos comprender que ambas fueron dirigidas a contexto diferentes.  Por ejemplo, en la carta de los Éfeso, Pablo aborda la herejía como tema inminente, alertando a la iglesia; por otro lado, Colosenses tiene un enfoque Cristológico, y Efesios, se centra en Cristo, quien es el Señor de todas las cosas. Estos libros deben llamar nuestra atención, pues estos tiempos no son la excepción pues hay un cumplimiento de los tiempos donde la herejía ha de cumplirse en los postreros días, donde las Escrituras dice que habrá hombres apostatas, amadores de sí mismo que negaran la verdad.
    
Las iglesias de estos tiempos, tienen cierta mezcla de misticismo, pues se tiende a caer en misterios ocultos a la exposición de la Palabra, obviando la regla de que las Escrituras se estudian a la luz de la misma. La gnosis contemplaba adquirir conocimiento y madurez en el conocimiento de la persona. Se enfocaba erróneamente en rechazar al ser, tratando de enfatizar que el conocimiento era lo que necesitaba el ser humano para ser liberado, tratando de enfatizar el crecimiento o nivel espiritual fuera del cuerpo.
    
El libro de Colosenses centra toda su atención en el ser, para que desde su posición como cristianos aprendamos hacer; razón por la cual, parte del conocimiento de la voluntad de Dios, es decir, que todo creyente alcance un crecimiento profundo y total de la voluntad de Dios que ha sido revelado por completo en la Palabra. Por lo que, este crecimiento alude a que Él ya nos hizo apto, lo que significa que nos educa de manera integral de adentro hacia fuera. El libro de Colosenses es como un curso de ética, por el enfoque a las diferentes áreas, donde la Palabra actúa en el ser, en la vida de familia, de trabajo y la forma correcta de cómo tratar a los que nos rodean, haciéndonos entender que en Cristo nuestras necesidades son suplidas.
    
El libro de Colosenses invita a todo creyente a imitar las tres virtudes que estaban presente en los colosenses: fe, amor y esperanza, pero sobretodo andar en amor que es el vínculo perfecto, porque la obra del Señor se hace en amor. Nuestro mayor ejemplo es el Padre, quien entregó a su Hijo por amor a la humanidad.  El amor de Pablo por los colosenses lo hacía orar y moverse en amor, es decir que somos movidos a orar por todos los santos cuando habita en nosotros la plenitud de Cristo.
   
La insistencia del Apóstol Pablo a los colosenses de que sean llenos del conocimiento de Dios, se centra en que todo creyente en Cristo reciba los dones del Espíritu Santo, y de este modo puedan crecer en la fe y en todo conocimiento; porque si habita en Cristo corporalmente toda la plenitud, también en nosotros como hijos de Dios, por lo que, la preocupación de Pablo se debe a que aprendamos por medio de la oración a recibir todos estos misterios escondidos en Cristo. De ahí es la importancia de enfocarse en el propósito eterno, Cristo.
 
 

 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.