16 Octubre 2018 4:46 AM

PortadaOpiniónColumnas

Fiebre de oleada de violaciones, incesto y pedofilia

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua | ACTUALIZADO 08.10.2018 - 6:03 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Debe revisarse y con creces, al humano incapaz de no poder frenar los embastes y los impulsos traicioneros y comprometedores de un malsano instintito, el que catapulta hasta el cieno de un destape de hundimiento.
   
En ocasiones los tentáculos los deseos y vericuetos de la hipocresía, y la pérfida equivocada consciencia ponen a prueba el sentido común. La mala influencia, la pírrica o ninguna formación, te llevan al tenebroso dilema de no poder discernir cuando la disyuntiva se presente entre elegir a un despeñadero o un borroso deseo que aparenta ser impoluto y sin riesgo.
   
El hombre más vulnerable a aquel que no controla el impulso de un instintito comprometedor propio del reino animal sin pensar en las consecuencias a su imagen, su familia y la misma sociedad defraudando su entorno. Aquel que sucumbe al monstruo acusador de las debilidades deletéreas del gusto, y el persuasivo deseo, es pasible de morir dos veces. Si tiene vergüenza y conocimiento de causa moral, fallece y sucumbe de un vacío existencial y muere su imagen cimentada en base a la credibilidad solvencia, reputación y sorpresiva caída de paradigma.
   
La sociedad está siendo azotada por una fiebre u oleada por un gran cantidad de violadores de mujeres, niños menores, por parte de pedófilos, consuetudinario incorregibles…estos maniático enfermos, están atravesando por el escarnio público muchos de ellos últimamente. Otros pasan por la vergüenza al enfrentar un cambio de vida pueril y pecaminoso- en otro renglón existe también la violación de la homosexualidad siendo un caso abérrate de las normalidades. Él modus operando de estas personas homosexuales,  se entiende porque un 11 por ciento de la población mundial tiene su composición y existencia en esto.
   
Las víctimas del flagelo perturbador y traumático, en lo que se refiere a incesto, son muchas veces los más cercanos familiares sanguíneo, cuyo lastre será de por vida y un sentimiento de culpabilidad. En torno a la aberración de la pedofilia podría esta dañar la vida del niño trayendo consigo frustraciones y en veces al suicidio al perder el pudor y las expectativas de su futuro. Un científico italiano plantea la castración química lo cual es una utopía ya que el violador lo hará de otra manera y con método diferente y parafernalia relativa.

EL AUTOR ES ESCRITOR Y POETA



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.