17 Noviembre 2018 6:36 AM

PortadaOpiniónColumnas

Los impuestos y otras asimetrias nos sacan de los mercados externos

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado | ACTUALIZADO 26.08.2018 - 3:03 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Este año ha sido declarado el Año del Fomento de las Exportaciones mediante el Decreto No.  437-17 de fecha 28 de Diciembre del año 2017.
  
Humildemente me permito recordarle al Presidente que un decreto que no remueva los obstáculos que nos impiden competir no pasará de ser letra muerta.
   
No pasará de ser una declaración de buenas intenciones, pero recordemos que Carlos Marx sentenció: “De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno”.
   
Es muy importante que entendamos que  los obstáculos  estructurales que sacan nuestros productos de competencia de los mercados externos, deben ser removidos si queremos cambiar el círculo vicioso de una balanza de pagos deficitaria con los países que tenemos acuerdos de libre comercio, como el caso de Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe y la Unión Europea.

Algunos de estos obstáculos son:

La mentalidad fiscalista no acaba de entender que los impuestos no son exportables porque restan competitividad.
   
Conviene recordar que en productos agrícolas frescos e industrializados tenemos la ventaja comparativa de nuestra ubicación geográfica a 5 días de navegación de Estados Unidos, a 8 días de Centroamérica y a 10-12 días para Europa.
   
Pero esta ventaja comparativa la perdemos por pagar un 18% en las latas, las cajas y las etiquetas.
   
Ninguno de los países centroamericanos y de Estados Unidos gravan ningún componente de un producto exportable.
   
Otros factores son  el costo del dinero, de la electricidad, del agua, de la Seguridad Social y mano de obra.
   
El costo de la materia prima local es muy superior al de Perú y Ecuador en el caso del guandul. Por esta razón el guandul, que es un producto de 40 millones de dólares en los Estados Unidos y el Caribe, lo perdimos frente a Perú y Ecuador.
   
El Ministerio de  Agricultura tiene el reto de promover la siembra de guandul hasta multiplicar por 20 ó 30 la producción actual para que podamos reconquistar ese mercado de los dominicanos y puertorriqueños de Nueva York, Boston y toda Nueva Inglaterra, que prefieren el guandul dominicano por sus características típicas del clima caribeño.
   
Conviene recordar que el negocio de comida es un negocio de centavos y hasta por 15 ó 20 centavos más por una caja se pierden los mercados.
   
Otro caso es el de la Leche de Coco. Hasta hace 10 años la República Dominicana dominaba ese mercado en los Estados Unidos. Hoy lo tiene Tailandia.
   
Es un mercado de unos cien millones de dólares. Lo perdimos por el alto costo del coco y otros factores como el costo de las latas, cartón y etiquetas gravados con un 18%.
   
Todas las tierras baldías del CEA y que se repartieron entre políticos y militares deberían ser expropiadas y sembradas de coco y de caña para que volvamos a tener materia prima para la industria y desarrollar otras que puedan aprovechar el uso del coco de una manera integral para bajar costos de producción y mejorar la competitividad frente a Tailandia.
   
Recordemos que o mejoramos las estructuras de costos para mejorar las exportaciones o nos encaminamos a perder la soberanía por no generar divisas  suficientes para enfrentar los compromisos de la deuda externa y pagar por todo lo que importamos para el comercio local.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.