15 Noviembre 2018 2:53 PM

PortadaOpiniónColumnas

Conquista del cerebro y del corazón

Pascual Ramos

Pascual Ramos

Pascual Ramos | ACTUALIZADO 11.07.2018 - 6:23 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Las razones referentes a un nuevo amor, rejuvenecen los latidos del adulto corazón. El flechazo de Cupido dio justo en el lugar, donde los sentimientos de las personas, dejan huellas imborrables, en lo más íntimo del sistema neuronal memorístico; produciéndose la conquista del cerebro y del corazón, órganos con liderazgos en todo el funcionamiento del cuerpo humano.
  
Lo sucedido, puede ser el inicio de una unión en donde se sacia por momentos de encuentros de intimidades prohibidas, el disfrute de insaciables maniobraras  sexuales, en el escondiste de una cabaña, más allá de la razón de la ética y la moral matrimonial.  
  
En el amparo del refugio que sirve de escenario para el desahogo de las infidelidades y de los deseos carnales más apremiantes; el instituto animal se complace, para dar rienda suelta, al libre albedrío del desnudo de dos cuerpos, que se revuelcan en las trivialidades de tal acción, en donde el femenino y masculino, que no son ni el cerebro y ni el corazón; son los protagonistas de la  mediática realidad, que muestra la razón lógica del pecado original de Adán y Eva en el paraíso de la serpiente y la manzana prohibida, dando rienda suelta a la conceptualización bíblica, denominada pecado original.
 
Lo ingenioso de la cabaña en el espacio conocido como Motel, es lo que se presta para la realización de tal Azaña, que según los entendidos, es el espacio ideal, donde los sueños eróticos se hacen realidad; por ser el lugar donde las paredes no oyen el gemido gustoso y sabroso de dos en uno. Es donde se rompe el silencio de aquella soledad, diseñada por un trota mundo de ilusiones rotas por el desamor, pero que sigue como gran aventurero; convirtiéndose en el romántico don “pica flor”.
 
Con él, el título de la canción toma otro significado, por lo que se debe decir; después de ti hay otras aventuras, en vez de cantar, que: “Después de ti no hay nada”, con el permiso de ese extraordinario compositor Cubano Rudy Amado Pérez, en el entendido de lo que se está explicando; como queriendo llamar la atención, a los que han convertido el amor de pareja, en juramentos de convenios materiales temporales, dejando de lado el cumplimiento de ser ejemplo de perseverancia de respeto mutuo, que es lo que da sentido a la unión de hogar, reivindicando la ética y la moral del enlace de vida solidaria amistosa familiar.
 
Lo que se narra y se describe, puede que cobre mayor significado, con lo argumentado en el libro Deseo In Vitro del Doctor en Educación de Jarabacoa, La Vega, República Dominicana, Tomás Abreu Abreu; al poetizar lo siguiente: “Cuando la soledad derrita su lengua en el paladar del silencio, recuérdame. Cuando escondida en tu epidermis renazca la hoguera de la pasión y fluyan los ecos sobre el clamor consentido, reza por mí. Cuando mi voz ahogue las ansias de masticar el monólogo de tu felicidad y las lágrimas retoñen mustias al cutis de la despedida, desnúdame. Cuando al pernoctar la noche retazos de tus besos ofrendes a la luna, olvídame. Cuando todo eso ocurra, seré como aposento omnipresente de caricias inútiles y tus mejillas de rosas resplandecerán turbadas en el perfume de mi ausencia”. (Perfume de ausencia. Primera edición. 2016. Pág. 4).
 
A todo esto se acomoda, el proceder de aventuras amorosas; con capacidad de conquistar los sentimientos más íntimos del corazón, haciendo que el sistema memorístico neuronal cerebral, responda de manera automática, a las acciones contagiosas de encuentros de derrocho de pasión; posibilitando relaciones prohibidas, que riñen con el amor de pareja, en un mundo donde la prostitución, amenaza con destruir la unión matrimonial, que es lo que asegura integridad familiar.     
 


 
 





 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.