22 Septiembre 2018 6:46 AM

PortadaOpiniónColumnas

Juventud y desarrollo

Luis Faringthon

Luis Faringthon

Luis Faringthon | ACTUALIZADO 11.07.2018 - 6:20 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Nos hemos preguntado, si en el estado no existen políticas orientadas a preparar revelo generacional en todos los aspectos?, mejor aún, no existen legislaciones que produzcan oportunidades de estudio, trabajo y emprendimiento de los jóvenes?, estoy seguro que no, porque no hay violentad es impulsar la juventud, cosa que es un error, que podemos pagar muy caro en lo adelante, pues nuestros jóvenes deben ser resguardados y sus oportunidad no fortuitas , sino establecidas, como de hecho nosotros hemos propuesto en varios escenarios la creación de un proyecto de ley de Trabajo en jóvenes , en donde se estipule las condiciones y requisitos en al que un joven puede laborar y que este mandato sea por ley , en donde se incluya el primer empleo, ya que es cuesta arriba un joven que se le puede tener experiencia para ejercer una función si nunca he laborado, entre otras limitantes que encuentran los jóvenes que le cierran la esperanza de laborar.
   
La tasa de desempleo juvenil oscila 30 % , pero esta información aunada a una tasa de Jóvenes que ni trabaja , ni estudia  que es de  17.6 % , y el 47% tiene un empleo informal ;estas cifras son  alarmantes, partiendo de que en el desarrollo de la juventud, su progreso y posicionamiento  dependerá  de uno de estos  dos factores y que el estado debe garantizar a toda costa.
   
Desde hace unos años el desempleo ha venido afectando a nuestros ciudadanos, principalmente jóvenes recién graduados en la búsqueda y obtención de empleos, pues le exigen experiencia, si se les diera la oportunidad de obtener un primer empleo, adquirir la experiencia y comprobar sus conocimientos tanto las empresas y el joven ganarían.
   
De 10,247, 009 que es la población total, 1, 941,395 son jóvenes entre 15 a 24 años (18%), este grupo está conformado principalmente por hombres, que representan el 51.1 %, Cabe resaltar que según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), República Dominicana tiene la tasa más alta de desempleo de América Latina, alcanzando un 8.1%, por la debilidad de la generación de empleo asalariado.
   
Según cifras del DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística a 2018, existen 12,768.157 jóvenes (entre 18 y 28 años), quienes representan el 27 por ciento de la población. De estos, 3,400.000 no tienen empleo.
   
Pero aunado a estas cifras de desempleo juvenil, llama la atención embarazos en adolescentes
    
La República Dominica está entre los cinco países de América Latina con mayor número de embarazos en adolescentes, con una tasa de natalidad en jóvenes de entre 15 y 19 años del 20,5 %, el mismo nivel registrado en años anteriores.
   
La tasa de fecundidad de las adolescentes dominicanas es de 90 por cada mil, índice que prácticamente duplica el mundial, que es de 51.
   
El costo estimado en la atención del embarazo y la maternidad en adolescentes representa 33 veces la inversión estimada del Plan Nacional de Prevención del embarazo en adolescentes, es decir, 2.103 millones de pesos anuales.
   
En 2015, 34.453 de los partos, cesáreas y abortos en el país correspondieron a niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años, es decir, el 27,35 % de todos los alumbramientos, de acuerdo con datos preliminares recogidos por la Dirección de Información y Estadísticas del Ministerio de Salud Pública (MSP).
  
 No habrá forma de que el estado se sostenga con políticas erróneas o ausentes que sienten las bases para el desarrollo de los jóvenes para que el progreso del país sea continuo y sistemático.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.