19 Julio 2018 11:13 AM

PortadaOpiniónColumnas

Irracionales situaciones y posibles soluciones

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio | ACTUALIZADO 08.07.2018 - 5:02 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

 6 de  9                           
Lo peor de toda la  traición  es que nunca   viene de un enemigo.             
Anónimo.


Debemos dejar claramente establecido que nuestra Constitución, leyes  y reglamentos afines  deben ser respetadas incluyendo los  correspondientes a la ley de Migración y sus reglamentos.  Quizás así solventemos los acuciantes problemas pero ante todo debemos controlar la inmigración avasallante  de las nacionales haitianos. Enviar militares  e incrementar el nuero de ellos, entendemos que no solucionaran el problema. No cuentan con salarios justos por lo que consideramos que los miembros de las fuerzas que se designen para defender la frontera deben contar con ingresos adicionales y dotarlas de medios y facilidades, tanto para ellos como para sus familiares más directos.
   
Los  que conocen la zona fronteriza están al tanto sobre  la precariedad de la calidad de vida,  saben que no existen facilidades para recibir adecuadamente,  una considerable cantidad de militares tanto de alistados como oficiales además de otras autoridades del gobierno y   de inmigración etc, ,  Consecuentemente los que son llevados a esas zonas pasan innumerables momentos difíciles y engorrosas situaciones de índole económicas que para mejorarlas,  permiten algunos de ellos en contubernio, según aseguran habitantes de la zona, con autoridades  civiles, de migración y otros, el paso indiscriminado de inmigrantes ilegales.
 
Realmente todas las situaciones perniciosas están concatenadas con la falta de una política   estatal razonable que tome en consideración múltiples aspectos, destacando en primer término los económicos y el fortalecimiento de toda la zona fronteriza con el incremento de oportunidades de trabajo para los actuales y futuros residentes en dicha zona. El gobierno debe orientar todos sus esfuerzos en promover el desarrollo de  toda la línea fronteriza, dotándolas de las infraestructuras necesarias y planes constructivos de viviendas y servicios favorables para evitar la migración interna y atraer a una gran parte de  los  dominicanos.
    
A pesar de los cientos de militares asignados a todo lo largo de la frontera, bajo el argumento de que sellarían la misma del ingreso de ilegales  indocumentados haitianos, notas periodísticas  y de programas  televisivos, han estado difundiendo el paso, tanto de niños, mujeres embarazadas y  hombres de nacionalidad haitiana los cuales, luego de haber ingresado violando nuestra frontera estaban siendo transportados  en vehículos operados por dominicanos inconsecuentes y traicioneros a la patria, todo ocurriendo  a pesar de tantos controles  y de haber estado sellada la frontera.
   
Por estas razones o hechos irrefutables y hasta desconocidos, es que una gran parte de la población  del país, considera que  el dejar pasar a los haitianos  ilegales e indocumentados la mayoría de ellos, es un gran productivo negocio y esto debe revertirse por la irregularidad de los hechos de manera que, todos los miembros de la sociedad  el dominicana se sientan satisfechos del manejo operacional  y orgullosos de nuestras autoridades civiles, de los miembros de  nuestras fuerzas armadas y de los miembros de  migración.
   
En los años vividos hasta mediados de la década final del siglo pasado, los haitianos que pudiéramos encontrar se localizaban en las áreas rurales y en remotos casos, uno más que otro en áreas urbanas y hasta en lugares insospechados. Uno de mis primeras entregas escritas la titulamos HASTA EN CABO ENGAÑO ya que, en un amplio recorrido que hicimos hace alrededor de 15 años nos encontramos con nacionales  extranjeros procedentes de Haití que laboraban en trabajos que siempre habían sido desempeñados por  dominicanos, por lo que estuvimos realmente  sorprendidos de su presencia LA CUAL SE HA ESTaDO INCREMENTANDO AÑO TRAS AÑO.

Debemos continuar



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.