19 Julio 2018 11:12 AM

PortadaOpiniónColumnas

Santana desobedece a la Junta Central Gubernativa y marcha sobre Santo Domingo

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez | ACTUALIZADO 06.07.2018 - 6:13 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LXII)

La Junta  Central Gubernativa (JCG) había sido desde el inicio de la república, el 27 de febrero de 1844, el organismo rector de la política dominicana.
   
Fue establecido así en el Manifiesto del 16 de enero de ese año y fue obedecida por todos en diversas circunstancias,  hasta que Santana la desobedeció  el  3   de julio de 1844.

Aunque no estaban definidas las condiciones para ser miembro de ella, ni el proceso para acceder a integrarla, ciertamente que ella reflejaba la opinión de las mayorías en la ciudad de Santo Domingo  La impresionante llegada del cónsul francés Saint Denys, el 13 de enero,  había dado gran impulso a la idea separatista y en ausencia de Duarte, ellos dominaban  la situación La noche el 27 de febrero,  los trinitarios los sorprendieron y Sanchez fue designado Presidente de ella, pero tan pronto estos se repusieron de la sorpresa, Bobadilla fue designado presidente y tomó posesión de su cargo el 2 de marzo, que era la fecha que se conmemoraba inicialmente como el comienzo  de la Republica Dominicana,  no el 27 de febrero, por eso Maria Trinidad Sanchez fue fusilada ese día en 1845, porque para  los separatistas, esa fecha no significaba nada.
   
A su regreso el 15 de marzo, Duarte fue hecho de inmediato miembro y muchos pensaban que debió ser designado Presidente, pero el prefirió por el momento, ser solo miembro.

Duarte dió un ejemplo de obediencia a ella en Baní, a finales de marzo, (a pesar de que sus ordenes lo contrariaban), consciente como estaba de la importancia de acatar las ordenes de la autoridad civil legalmente constituida del momento. Ahora bien, la labor tesonera de Duarte en favor de la independencia, junto a las victorias militares de 19 y 30 de marzo sobre los haitianos, habían hecho  que la idea independentista retornara a ser la  predominante, pero Bobadilla se negaba a aceptar este cambio  en la opinión pública y por eso  Duarte, a pesar de que habitualmente rechazaba la violencia como método de proceder y solo la aceptaba cuando estaba en juego la independencia nacional,  se vió obligado a anarquizar  la asamblea  del 26 de mayo, donde Bobadilla quería forzar la aceptación del Plan Levasseur y luego a ejercer presión, mediante un movimiento popular, para regresar a Sanchez a su presidencia.
  
 Como Bobadilla se negaba a aceptar  ser desplazado, salió de ella  junto a Caminero y  optó por tomar el y sus mas cercanos colaboradores,  esconderse  o refugiarse en el consulado francés. Entonces Duarte incluyó tres de los suyos, Pina, Perez y Valverde en ella y los duartistas tomaron el control  del organismo.
           
Jamás se le ocurrió a Duarte, que Santana desacataría una orden emitida por esta JCG, después que el le había dado el ejemplo en marzo, de obedecer la JCG aunque sus ordenes le contrariaran, pues eso significaba colocar el país bajo el poder del sable o la fuerza en vez de la razón. Pero la mente primitiva de Santana no captaba esas cosas.
El le había asegurado  a  Saint Denys en marzo, antes de partir para Azua, que  el estaba de acuerdo con el protectorado y ahora lo iba a demostrar, en una acción de fuerza, coordinada con este.
           
Así que cuando la JCG presidida por Sanchez, decidió aceptar una petición de licencia por enfermedad que el había solicitado y  envió al Coronel Esteban Roca a Azua, para que este le entregara el mando de la tropa y se retirara a atender su supuesto quebranto de salud, se dió inicio a un drama que echaría  por el suelo, las bases legales sobre las cuales se había gobernado el país hasta ese momento. Se montó un show en el cual   el ejército del sur, con los hateros seibanos a la cabeza, se negó a aceptar la separación de su jefe del mando y entonces, bajo sus órdenes, se puso en marcha sobre la capital.
           
Esteban Roca fue el primero en pasarse a su bando.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.