20 Octubre 2018 7:36 PM

PortadaOpiniónColumnas

Valores trinitarios a la deriva

Pascual Ramos

Pascual Ramos

Pascual Ramos | ACTUALIZADO 16.05.2018 - 6:26 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El colega profesor, anónimo para las autoridades de educación, recuerda con nostalgia, añoranza y melancolía, las lecciones de Moral y Cívica, que enseñaba hace más de cuarenta años, con tanto amor y dedicación, en una apartada escuelita, ubicada en un lejano rincón del glorioso espacio geográfico, “colocado en el mismo trayecto del sol”, como legado poético nacionalista, de Don Pedro Mir.  Era la actividad de mayor significación del respeto y honra a la patria; que engrandecía el ondear tricolor, al cantar el canto de victoria, que escribiera Emilio Prud ‘Homme.
  
La Bandera, el Escudo y el Himno Nacional Dominicano, legado histórico ético de los padres fundadores, de la conocida como la cuna del nuevo mundo; interpelan desde la lápida inmortal de los héroes independentistas, sentenciando en el tribunal de la conciencia ciudadana, a los que con sus acciones inhumas, empañan los símbolos patrios; agraviando la proclama, de: “Dios, Patria y Libertad”.
  
El ayer de dignidad patriótica, debe ser puesto en práctica en el hoy, dejando de lado las arrogancias de grupos politiqueros, que se apropian de manera incorrecta de la riqueza del país; para que las nuevas generaciones, puedan proclamar ante el mundo el orgullo de ser dominicanos,  asegurando que permanezca para siempre, la identidad nacional.  
  
La preocupación muestra el sentir, de hombres y mujeres que no se dan por vencidos, enarbolando la antorcha de la dignidad y decencia que acorazaron de honor y gloria, a los integrantes de la sociedad secreta de: “Los Trinitarios”.
  
La ejemplar vida de integridad humanística personal solidaria de Juan Pablo Duarte y Diez, es lo que cuida a la Patria fundada por ÉL; de quienes con sus malas acciones, pretenden socavar los principios democráticos que sustentan las buenas costumbres y tradiciones culturales de la sociedad dominicana.
  
Se observan pretensiones encaminadas a engendrar pensamientos disociadores, buscando adormecer mentalidades, para  continuar con la práctica politiquera de “compra y venta de conciencia”, en “acuerdos de aposentos”; favoreciendo a su antojo, a los integrantes de su grupo y a los muy bien llamados con el peculiar nombre, de: “aliados bisagras”; porque gracias a estos, logran agenciarse el poder del estado, vulnerando y agraviando la Constitución de la República.
 
 La patria gime de dolor, ante prácticas políticas de favoritismo y paternalismo. Los integrantes de esos grupos en el poder, violan en su quehacer laboral estatal, los estatutos que dieron origen a la entidad. La misión, visión, filosofía y valores de la organización que le da fama y dinero, le han servido como comodín gratificante, presentándose como los salvadores de la situación de pobreza y miseria, que ellos mismos han creado y provocado, con dádivas en tiempo de campaña; acción que demerita la práctica solidaria de igualdad y de justicia social, proclamada por los padres fundadores de la nación.
  
La razón de ser del título los valores trinitarios a la deriva, alerta sobre pretensiones de malos dominicanos, motivados por pensamientos foráneos, de debilitar la gloria de soberanía, libertad e independencia que identifica el legado trinitario de estado soberano, legalmente reconocido en el mundo, gracias al poder ético y moral, contenido en la Enseña Tricolor, el Escudo y el Himno Nacional.
     
En conformidad con lo explicado, se considera de procedimiento, recomendar reflexionar las siguientes sentencias de Juan Pablo Duarte: “Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán víctimas de sus maquinaciones”; y: “Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria”. Que viva hoy, mañana y siempre, el pensamiento del Padre fundador de la Nación Dominicana.



1 comentario(s)


  • 1

    Luis Jaime Uceta T.

    19.05.2018 - 9:40 am

    El articulo resalta los valores patrios de nuestra nación, que desde niño son inculcados desde que hacemos presencia en la escuela, así mismo el facilitador Ramos, quiere dejar claro que la bandera, el escudo y el himno nacional dominicano, ya que dicho legado es lo que las generaciones futuras gozarían, independientemente del manejo político y la venta de las conciencias de las personas que rigen el país.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.