20 Octubre 2018 7:10 PM

PortadaOpiniónColumnas

Mayo, un mes especial y significativo

Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras | ACTUALIZADO 16.05.2018 - 6:24 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Mayo es el quinto mes del año y era el tercero del antiguo calendario romano llamado Majus dedicado a Maya.

•    Mes del trabajo (1ro de mayo)
•    Mes del árbol
•    Día del agricultor
•    Mes de la virgen María
•    Día de las madres

Es el mes de la fructificación y del amor materno, que es el amor más puro y sublime de todos nuestros amores, por tal razón en América se celebra el día de las madres el segundo domingo del mes y en nuestro país el último domingo, porque en él abundan las flores.
   
Está también dedicado a la inmaculada siempre Virgen María, a la cual les ofrendamos día tras día odorantes flores. Se celebra el día 15 el día del Agricultor rindiendo homenaje a ese sacrificado ser que hace parir la tierra, siendo su patrón y protector San Isidro el Labrador, en el santoral religioso. Es el mes del amor, la fraternidad, la caridad, la ternura, la plenitud, la gratitud, la fructificación, la primavera en su plenitud. El mes de las lluvias, pese a los cambios climáticos y la voraz lucha del hombre en busca de riquezas, infringiendo duros golpes a la madre naturaleza. Existe sobre la tierra tres seres que debemos venerar, cuidar como a nuestras pupilas: la mujer, la niñez y la flor.
   
Es el principio en ciernes de la creación, el desarrollo psíquico-emocional, corporal y la vegetación (flora y fauna). Es por ello, que rendimos tributo de admiración, gratitud y alabanzas a una flor de la creación que es como el agua mansa en una fuente clara; la conciliadora, la consejera, la mediadora…, la que nos arrulló y nos amamantó en su santo regazo. ¡Oh! madres benditas! Con odorantes pétalos rojos y fervientes besos te felicitamos. Con pétalos blancos te lo ofrendamos con una tímida y trémula caída hacia tus sagradas tumbas, con los ojos humedecidos te recordamos, te bendecimos y te glorificamos.

¡Salve santas madres dominicanas!
¡Viva para siempre la Virgen María!
¡Felicitaciones a nuestros labriegos!
¡Respetamos a nuestra flora y fauna!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.