17 Noviembre 2018 7:33 AM

PortadaOpiniónColumnas

La realidad sísmica en la región Norte o Cibao

Emilio Whipple Jorge

Emilio Whipple Jorge

Emilio Whipple Jorge | ACTUALIZADO 15.05.2018 - 5:57 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Los sismos o terremotos se producen por movimientos de tierra significativos en corto periodo de tiempo.  Las Fallas, las cuales causan los terremotos,  son rupturas o fracturas en el terreno debido al movimiento de la tierra en  las distintas placas tectónicas.  Las capas de la tierra se encuentran en constante movimiento, sin embargo, este es tan leve que no lo sentimos. Las fallas acumulan energía con cada movimiento que realizan, y por lo general cada 50 años están libera esas energías y provoca un sismo de gran magnitud. En el caribe existen varias fallas, sin embargo, la más importante para los Dominicanos debe de ser la Falla Septentrional, pues esta tiene más de 500 años acumulando energía.
   
En septiembre 22 del año 2003, la región norte fue afectada por uno de los terremotos de mayor magnitud visto en el país. Este de 6.5 grados en la escala Richter causo aproximadamente 98 heridos y 2 muertos. El epicentro del sismo fue justo detrás del Pico Diego de Ocampo, ubicado en la cordillera septentrional. Este fenómeno ocurrió en la madrugada del lunes 22, tomando por sorpresa a la población, quien en su mayoría descansaba. Los efectos de este fueron devastadores, afectando desde escuelas públicas, hospitales, carreteras, viviendas, entre otras. Puerto Plata junto a Santiago fueron las 2 ciudades mayores afectadas.
   
La falla septentrional, ubicada justo al norte de la provincia de Santiago de los Caballeros, atraviesa el país en dirección este-oeste desde Samaná - Montecristi.  Los “sismólogos”, científicos que estudian los movimientos de tierra, destacan la importancia de esta falla debido a que hace aproximadamente 500 años que está no libera su energía acumulada, entienden que este debe causar un sismo de gran magnitud en cualquier momento.
   
Estos científicos esperan que en cualquier momento ocurra otro sismo el cual supere los 7 grados en la escala de Richter. Los efectos de un sismo de esta magnitud serian catastróficos, pues, las infraestructuras en nuestro país, en su mayoría, carecen del diseño adecuado para absorber las vibraciones de los movimientos telúricos. Además, el terreno del valle del Cibao es considerado “débil” pues está compuesto principalmente de un material conocido como “Arcilla Expansiva” el cual provoca la expansión en el terreno.
   
Es importante crear conciencia sobre estos fenómenos pues en cualquier momento pudieran afectarnos. En el 2003 tuvimos la “suerte” de que ocurrió mientras el país descansaba, pero de esto ocurrir durante el día podía crear un caos y las consecuencias serian aún mayores. Hoy en día, en algunas escuelas y compañías se realizan simulacros, donde se practica como proceder en caso de que ocurra un terremoto. Esta iniciativa es muy buena, pero es solo el principio. Se debe exigirse a las autoridades que sean más estrictos al momento de autorizar una construcción, que se realicen los estudios adecuados para poder determinar si la infraestructura es apta para soportar un movimiento sísmico, también crear campañas donde se eduquen a las personas sobre que son estos fenómenos y como proceder.

El autor es abogado y ambientalista.



1 comentario(s)


  • 1

    Americo yaport

    16.05.2018 - 9:42 am

    Si en el 2003 libero energía como es que entonces tiene 500años acumulando la misma?
    Se deduce que acumula y libera energía alternativamente,resultando en una potencia de liberación dependiendo del balance de acumulación.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.