17 Noviembre 2018 7:06 AM

PortadaOpiniónColumnas

¿Quién cuida los bienes del pueblo?

Dr. Frank Espino

Dr. Frank Espino

Dr. Frank Espino | ACTUALIZADO 15.05.2018 - 5:56 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Los pueblos dignos, como los hombres con estatura moral, buscan dar, no recibir, buscan ayudar, no pedir ayuda” Juan Bosch Gaviño
 
Hemos tratado de conversar con  amigos que ejercen la profesión de abogados para que nos orienten al respecto de los bienes del Estado en general. Me sugirieron que buscara en la Ley Sustantiva de nuestra nación. Así lo hice, pero no encontré lo que en realidad buscaba. Tal vez, por mi poco manejo de los intríngulis de las leyes o porque, La Constitución, está realizada  para sea entendida por los expertos.
   
Sin embargo quiero hacer la siguiente referencia. Es común ver que personas desaprensivas hacen lo siguiente con obras que son patrimonio del Estado Dominicano: deterioran propiedades, se roban los alambres de conexiones eléctricas, tumban y roban paredes metálicas, entran, destruyen y roban en escuelas públicas, en hospitales en centros infantiles, iglesias. Vemos también como algunos conductores chocan con postes de luz eléctrica, con las barandas de las autopistas, las hurtan a pleno luz del día y es como si nada pasara.
   
También hemos visto  por medio de la prensa radial escrita y televisada como incendian vehículos de uso público y como se destruyen propiedades hasta en la Universidad Estatal ¡Silencio!
  
 ¡Los vándalos que así actúan en muchas ocasiones no son apresados,  y si suelen ser detenidos son soltados con una facilidad increíble!
Entonces nos preguntamos: ¿Es qué la leyes que tienen que ver con la culpabilidad por la destrucción de bienes y valores del Estado Dominicano son tan débiles, que cualquiera puede disponer, robar, destruir, sin que nada pase?
Muchos nos cuesta a los que pagamos impuestos: La construcción de una escuela y sus equipos. Una iglesia. Un centro hospitalario. La construcción, reconstrucción de carreteras avenidas, alcantarillas, puentes,  y la iluminación de los mismos. Los vehículos de transporte público; también  sirven de carnadas a rateros, pandillas, para llevarlos a compradores y receptores en compraventas irresponsables, “metaleras” o “vendedores de repuestos usados” (más bien deberían llamarse de repuestos robados)  ¡Lo peor que pueda suceder a los vehículos de  servicios públicos pegarles fuego!
   
A los que no entienden que tan grave es esto, quiero transferirlos mentalmente a Estados Unidos, para que sepan lo que significa un delito federal. Mismo que los convierte a quien se atreva a realizarlo enemigo del Estado y del Gobierno, con las implicaciones jurídicas más severas. Si nos gusta tanto imitar, ¿No podemos imitar lo bueno? Mientras tanto, sinceramente no sé ¿Quién cuida los bienes del pueblo?
 
El autor es médico, escritor y profesor universitario

 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.