12 Diciembre 2018 11:51 PM

PortadaOpiniónColumnas

¿Otra Operación Cóndor en Latinoamérica? I

Luciano Filpo

Luciano Filpo

Luciano Filpo | ACTUALIZADO 12.04.2018 - 6:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Se atribuye a libertador la frase de que "Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad". También se atribuye al dictador mexicano Porfirio Díaz expresar: México está tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos. La visión del libertador era premonitoria y profética, Estados Unidos participó como observador en el Congreso de Panamá 1826, donde se buscaba la unidad de América Latina, pero los pueblos al sur del Río Bravo salieron fragmentados y con menos coincidencias.

La presencia del Tío Sam influyó en este resultado; posteriormente (Tío Sam) crea un panamericanismo de siervos donde los gobiernos latinoamericanos obedecen y ratifican los mandatos que proceden como orden del imperio. Por su parte en las primeras décadas de Independencia México observó como Estados Unidos Arrebato más de la mitad de su territorio. Declaraciones doctrinales como el "Destino manifiesto", la Doctrina de Monroe, el Corolario Roosevelt a la doctrina Monroe (Politica del Big Stick o Gran garrote), la Diplomacia del dólar y otros enunciados más se erigieron en condenas imperiales para los pueblos latinoamericanos. Desde finales del siglo XIX, la política norteamericana hace esfuerzos para desplazar los intereses europeos en la región latinoamericana (ingleses, franceses, alemanes, holandeses).

Desde la geopolítica imperialista se construye la idea de espacio vital, del control de mercados, de materias primas. Desde las postrimerías del siglo XIX y principios del siglo XX grandes compañías de capital norteamericano se dedican a explorar y explotar Minas, monocultivos agrícolas y compañías frutales. Se forjaron las modernas plantaciones en el Caribe, las cuales hacen el papel de enclaves agroexportadores ejemplo: Banana Fruit Company, Puerto Rico Sugar Company, Grenada Fruit Company; estos enclaves impusieron

El Progreso y la modernidad, pero también se abrogan el derecho de los pueblos, ponen y quitan gobiernos, son poderes fácticos apoyados por la gendarmería extranjera posesionada de casi toda la región centroamericana y caribeña. Con el panamericanismo los países de América fueron convertidos en especie de siervos de las decisiones del pentágono. Es necesario destacar que gobernantes norteamericanos como Teodoro Roosevelt y Wodro Wilson implementaron una política de agresión e intervenciones a la región latinoamericana y caribeña, plagaron la región de dictadores, promovieron políticas como la diplomacia del dólar con la cual se Procura salvaguardar los intereses de compañías con capital norteamericano.

Hacia 1930, se inicia una oleada populista (Vargas en Brasil, Cárdenas en México y Perón en Argentina) promueven una retórica populista anti oligárquica, nacionalista e inspirada en La redención de las masas populares y los marginados. Después de la depresión mundial de 1929 que tuvo un efecto devastador en América Latina el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt pone en marcha su política de buena vecindad, hacia 1961, Kennedy pone en marcha su Alianza para el progreso; en 1984 Reagan pone en ejecución la ICC o iniciativa para el Caribe, bajo Clinton se patrocinan acuerdos paritarios para las zonas francas.

En otro orden en el marco de Las Guerras mundiales latinoamérica fue un proveedor de materia prima y un ente para aplaudir las acciones bélicas de Estados Unidos. En la Guerra Fría (1947-1989) los países latinoamericanos se suman de manera grupal y enajenada a la política norteamericana, adhesión al anticomunismo y a los supuestos principios democráticos del mundo occidental. La Guerra Fría fue un periodo donde América Latina incubo Cruentas dictaduras mientras el mundo se batía en el fortalecimiento del ejercicio de los Derechos Humanos.

La década de 1970 fue un laboratorio de dictaduras, ya antes en 1964 Brasil había sido víctima de un golpe militar que termina abortando el gobierno popular y democrático de Joao Goulat; el pentágono y Los Halcones de Washington, encabezados por Henry Kissinger pusieron en marcha la llamada operación Cóndor, un acuerdo terrorista de cooperación entre dictadores sudamericanos para desaparecer líderes populares (Brasil, Argentina, Chile, Paraguay), mientras esto ocurría en el sur, centro américa era un hervidero de conflictos políticos y sociales: Revolución en Nicaragua, guerrilla en Guatemala, guerra civil en El Salvador, la contra operando en Honduras, Panamá reclamando la devolución del canal. Aquí se puso en marcha la llamada guerra de baja intensidad, política mediática y contrainsurgente que incluía la eliminación selectiva y agresiones flagrante a la autodeterminación de los pueblos.

Todo esto se agrava con la década perdida y la crisis de las burocracias político-militares que habían controlado la región. En ese marco emerge la nueva coyuntura populista con la emergencia de Chávez, Correa, Kirchner, Lula, Dilma... El populismo Procura expresar la miseria y exclusión de millones de latinoamericanos los cuales ven fugarse sus riquezas hacia otros mercados y sociedades. La geopolítica norteamericana se había olvidado de su patio trasero y aquí surgieron regímenes qué enarbolaban el socialismo del siglo XXI Y estos hasta parecían una alternativa a las políticas neoliberales y globalizadores en la región.

Como por arte de magia todos los presidentes populistas se enferman de Cáncer y hasta algunos de extrema derecha como Santos de Colombia... La nanociencia y las estrategias de guerra bacteriológica permiten construir conjeturas acerca de este problema sanitario colectivo; por otro lado la judicialización de los presidentes por grupos corruptos y Pro oligárquicos en contubernio con intereses Yankee en la región parecen evidenciar la existencia de una nueva operación Cóndor donde Estados Unidos Procura gobiernos dóciles y obedientes a sus estrategias geopolíticas. Los gobiernos populistas están en desbandada y colocados contra la pared. Las oligarquías y patricios no toleran las políticas sociales de distribución de riqueza y reducción de la pobreza...

El autor es doctor en educación.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.