22 Junio 2018 2:46 PM

PortadaOpiniónColumnas

Hacia dónde va la Asociación Dominicana de Profesores

José Jáquez

José Jáquez

José Jáquez | ACTUALIZADO 12.03.2018 - 7:35 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La Asociación Dominicana de Profesores ADP fue fundada el 13 de abril de 1970 para luchar por mejores condiciones de trabajo para los maestros y maestras del sector público y privado. Mejores condiciones para docentes de todos los niveles del sistema educativo, incluyendo las universidades privadas y la universidad pública que es la UASD.  Luego perdió al sector privado y las universidades.
    
Entre gremio y sindicato, dos conceptos que se debatieron para tomar el camino más apropiado, por su naturaleza y características de la época, bajo la presión de la dictadura ilustrada que finalizo en 1978, fue el sindicato de los maestros que libró las grandes jornadas en las calles dominicanas.
    
Las luchas radicales que cerraron las aulas por tres meses en 1989 y otra vez en 1991 logro la atención de organismos internacionales las estructuras de la sociedad nuestra, que plantearon al gobierno la necesidad de resolver la tétrica situación de la escuela dominicana.
    
El Plan Decenal de Educación es el fruto de esa lucha encabezada por la ADP que presidia el Profesor Rafael Santos Badia. Es ese esfuerzo conjunto lo que marca el antes y después de la educación de la Repūblica Dominicana. Al mejorar la calidad de vida de los profesores y la calidad de la estadía de los alumnos, floreció en sector público de la educación.
    
En 1996 llega al poder el Partido de la Liberación Dominicana PLD, y los compañeros profesores de la corriente magisterial Eugenio María de Hostos, entendieron que no debían hacerle huelgas al gobierno de su partido político, y ahí surgió un agrietamiento interno, aunque muy pronto supieron que no es sencillo eliminar la ADP.
    
En el año 2000 regresa al poder el Partido Revolucionario Dominicano PRD, después de 14 años en la oposición, y el magisterio comete otro error de la lógica sindical, y pone en la presidencia a Eduardo Cuello,  una persona del presidente Hipólito Mejía Domínguez, entonces la ADP pasó a una especie de letargo desde el Comité Ejecutivo Nacional.
    
Es preciso destacar que el sindicato de los profesores organizó en ese periodo de España Boba del gremialismo magisterial, unas manifestaciones importantes desde Santiago, y luego todo el cibao. Las acciones las encabezó José Augusto Izquierdo, que había estado de espalda al magisterio santiaguero, desde el 1998 que resultó electo Diputado, pero desde el 2000 ya el presidente era del PRD, así que retomó las calles a sugerencia de un pequeño equipo de maestros que no eran de su corriente política, pero veían necesario una reacción de las seccionales.
    
La decisión de poner el sindicato ADP en manos del gobierno ha sido cuchillo para las gargantas de sus asociados. Sólo  mencionar a Olimpia González resulta muy doloroso en la historia de la mil veces gloriosa y combativa,  como le decimos en asambleas.  Manejo de cuentas paralelas con los dineros aportado vía nomina por los afiliados, conchupancias entre compañeros de partido, obediencia y rebeldía aparente es lo que se ve cuando la presidencia y mayoría del CEN de la ADP son del partido del Presidente de la república.
    
Con el profesor y hoy Diputado del PLD Radhamés Camacho como presidente de ADP y Leonel Fernández como Presidente de la república, se perdieron cuatro largos años que debimos avanzar los profesores, pero no pudimos. Con el Diputado del mismo partido PLD,  Eduardo Hidalgo hemos tenido un teatro parecido. Las bases del magisterio conformadas en tres frentes: uno que espera  lo que ordene el CEN controlado por el gobierno (14 de 21 escaños son del PLD y aliados) un segundo  frente hace oposición a Hidalgo movilizando las bases en las que tiene incidencias, y un tercer flanco se aparta de las luchas, toma tiempo libre.
    
La  Asociación Dominicana de Profesores ADP por la cantidad de afiliados y la historia de lucha es un monstruo dormido. Por los últimos gobiernos han controlado el  máximo organismo y los profesores de los pueblos se han dejado engañar con esto. Un sindicato en mano del gobierno es una desgracia para sus afiliados.
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.