22 Septiembre 2018 5:20 AM

PortadaOpiniónColumnas

Bendiciones espirituales en Cristo

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz | ACTUALIZADO 12.03.2018 - 7:34 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El Padre nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo y también nos escogió antes de la fundación del mundo, con el siguiente propósito: “para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,” Efesios 1:4b
    
Los 23 versículos de Efesios 1, son gloriosos, encierran verdades que todo el que recibe a Jesucristo como su salvador debe saber. “que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.” Efesios 1:8-10
    
La Palabra está revelada, pero es importante que entendamos que para Dios darnos a conocer el misterio de su voluntad, tenemos que crecer en su gracia, por tanto, es necesario escudriñar las Escrituras, escuchar la Palabra y creerla.
   
“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,” Efesios 1:13
    
Este versículo nos enseña que, para ser sellado por el Espíritu Santo, primero hay que oír la Palabra de verdad luego de creer en Jesucristo, para entonces ser sellado con el Espíritu de la promesa. Este cuadro nos indica que tenemos que seguir creciendo en la fe cuando recibimos a Jesucristo. Podemos deducir entonces, que ser sellado es el primer pagaré para ir a la vida eterna, es la razón por la que debemos crecer en aquel que es el cuerpo.
    
Hay un dato relevante en Efesios 1, y es que, el Apóstol Pablo resalta el hecho de la fe y el amor que los efesios se tenían unos con otros. Dando a entender que si ellos maduraron en su fe y practicaban el amor de Cristo estaban acto para recibir bendiciones espíritu de sabiduría y de revelación:
    
“Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales” Efesios 1:13-20
 
La Biblia nos habla de que lo espiritual se acomoda a lo espiritual, por tanto, para poder recibir y entender los misterios escondidos en Cristo, necesitamos crecer en la verdad y en su gracia, y ser guiado por el Espíritu para poder entender las cosas espirituales. Por ejemplo, como una persona que no tiene a Jesucristo ni conoce la Palabra puede entender que el mismos Espíritu que levantó a Jesús de entre los muertos, es el mismo Espíritu que lo va a levantar de la muerte. Bueno, esto se concibe por fe, porque ahí no entra la razón.
    
Le invito a leer Efesios completo, porque nos da una revelación de las bendiciones espirituales en Cristo; cuándo se recibe el Espíritu de sabiduría y revelación; nos explica la salvación por gracia; cómo fuimos reconciliado por medio de la cruz y lo que esto demanda, el amor que excede todo conocimiento, habla de su ministerio, pero exhorta cómo se debe andar: como hijos de luz...


 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.