25 Mayo 2018 4:55 AM

PortadaOpiniónColumnas

La Virulencia Fatal

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua | ACTUALIZADO 12.02.2018 - 11:46 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Cuando una sociedad involuciona con sus improntas execrables, de una espiral de cultura de crímenes horrendos, con consternan y asombran, debe aplicarse la máxima de: A grandes males grandes remedios.
   
Siempre que se trate de hechos que como un axioma sean delitos flagrantes que no ameriten demostración y que en otros países como en China, por ejemplo, no botan pólvora en garzas y limpian la casa y sanean la sociedad.
   
Es tiempo ya de frenar esta epidemia de barbaries que  para el común del dominicano es un desafío  incluso para la psiquiatría y el sistema judicial, que constituye un refroten social, y que algunos opina siendo timoratos en el caso, que un es mejor un grupo de culpable suelto y no u inocente preso.
   
La justicia con buena y la tecnología de punta, en escala de lenidad y prevaricación, debe ser clara y diáfana en el aspecto humano para que no haya injusticias. Los hechos perniciosos y satánico de desalmados deleznables, y aleves, calan la conciencia y la paciencia  pública y la creencia de sofismas y la creencias en cultos diabólicos, justificándose en cuestiones paranormales, es un aberración de la sociedad.
   
Entre psicópatas y misántropo inadaptados, existen los patrones conductuales que vienen precedidos de los malos ejemplos de monitor y espejo hogareño de los progenitores…por ejemplo los hombres abusadores y mascadores son resentidos que arrastran el baldón pecaminoso de hogares azarosos.

La permisibilidad y tolerancia  como el excesivo libertinaje, condiciona y conlleva a que el hijo se endiose y desarrolle la idea de creerse merecedor de todo, inmune e intocable menospreciando así el mundo que le rodea, descrinando la sociedad. El meta mensaje de lo heredado es “a la tierra que yo fuere hago lo que viere”. Procede y debe imponerse una revisión sacudiendo la parte enferma de la sociedad dando seguimiento a l vulnerabilidad con el perfil del hogar, los niños y mujeres y enfermasen atendidos.,
   
Debido al escalda atroz de tantas modalidades criminales, se impone tomar medidas drásticas y terapia familiar en la sociedad, de lo contrario, esta sociedad seguirá pariendo monstruos y chacales sanguinarios. Algo de nosotros y de la sociedad se muere lentamente cuando mueren seres inocentes, con magnitudes siniestramente apocalípticas y caracteres desasados y monstruosos.

El autor es escritor y poeta



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords