18 Agosto 2018 12:09 PM

PortadaOpiniónColumnas

El discurso de Donald Trump

José Alejandro González

José Alejandro González

José Alejandro González | ACTUALIZADO 11.02.2018 - 7:00 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El mes pasado el presidente norteamericano Donald Trump al cumplir el primer año de su gestión administrativa del Estado se dirigió a su país pronunciando un discurso intenso y optimista. Varios temas abordó el mandatario, entre otros, un referente recordatorio al ``sueño americano`` de realizar una vida llena de logros personales gracias a las oportunidades de estudios, trabajo y bienestar económico que Estados Unidos ofrece a todos sus ciudadanos. En ese tema introductorio de su extenso discurso, el presidente afirmó: ``Mi deber es defender a los estadounidenses y su derecho al sueño americano porque ellos también son soñadores.`` Durante el transcurso de su campaña electoral el entonces candidato había denunciado que las infraestructuras físicas del país comparadas con las de otros países desarrollados estaban obsoletas y en progresivo deterioro. En tal sentido prometió que solicitará al Congreso 1.5 billones de dólares para reconstruir y modernizar las carreteras, los puentes, los aeropuertos, los edificios públicos y demás infraestructuras del país.

En su primer año un hecho político que ha mantenido en suspenso al mundo ha sido el permanente enfrentamiento verbal entre el presidente Donald Trump y el mandatario vitalicio de Corea del Norte. Para el presidente norteamericano la amenaza de una guerra nuclear representada en los misiles y la agresividad que el régimen de Piong Jang ha exhibido es consecuencia de complacencias de sus predecesores en la presidencia estadounidense. En tono reflexivo afirmó que: ``Las experiencias demuestran que la complacencia y las concesiones sólo incitan a la agresión y la provocación.`` Prometió que esos errores de sus predecesores no serán repetidos por su gobierno porque no habrá más complacencia con Corea del Norte. El presidente reafirmó su promesa electoral de renegociar o retirarse de los tratados internacionales de comercio para eliminar el sometimiento de su país a los mismos. Otro tema abordado por El presidente Trump: Jerusalén capital de Israel. Unas semanas antes de su discurso el presidente Trump había anunciado que a partir de ahora Jerusalén era reconocida por el gobierno de los Estados Unidos como la capital de Israel. Tal decisión, que hacía varios años había sido aprobada por el Congreso, provocó un revuelo mundial. Muchos países protestaron la decisión en el mismo seno de la ONU.            
Pero, al pasar de los días y semanas otros muchos han reconocido también a la milenaria y sagrada ciudad de Jerusalén como la capital de Israel. Una de las promesas o, mejor dicho: la promesa electoral que causó más protestas, rechazos e insultos contra la persona del presidente Donald Trump en el plano internacional  ha sido la de construir un muro a todo lo largo de la frontera sur de su país. El propósito de este muro es el de evitar el paso hacia territorio estadounidense de decenas de miles de inmigrantes ilegales. El presidente ha tildado reiteradamente a estos inmigrantes, en particular a los inmigrantes mexicanos, de ser traficantes de drogas, pandilleros y terroristas.

En su discurso reiteró su promesa de construir el muro y, reclamó al legislador, un nuevo sistema migratorio más seguro, actualizado y legal.         Durante el segundo mandato del presidente Barack Obama este promovió la realización de un acuerdo nuclear con Irán, el más acérrimo enemigo de Israel un aliado incondicional de EUA en Medio Oriente.

La necesidad de revisar tal acuerdo fue otra de las promesas electorales de Trump. Tal acuerdo, llevado a cabo a espaldas de Israel, permite a Irán continuar desarrollando su proyecto nuclear para fines ``exclusivamente civiles``. Este eufemismo convencional trata de cubrir el propósito real del proyecto iraní que es el de lograr convertirse en una potencia nuclear.  Los gobiernos iraníes han prometido desaparecer del mapa mundial a Israel. Ante estas reiteradas amenazas Israel reclama la anulación de tal tratado. El presidente, fiel a su promesa electoral, ha solicitado en su discurso a los congresistas la revisión y corrección de los defectos de dicho tratado. Causó sorpresa el presidente al abordar las relaciones entre Estados Unidos, Rusia y China al calificar a estas potencias de rivales ya que desafían los intereses económicos y los valores espirituales de los Estados Unidos.

Otro de los temas tratados por el presidente es su interés y defensa en implementar una política de modernización y reconstrucción del parque nuclear estadounidense. Nadie ignora que el presidente Donald Trump, desde los inicios de su campaña electoral a lo interno del Partido Republicano, alborotó el mundo de la política con sus controversiales posturas conceptuales y su directa e irreverente manera de decir lo que piensa. Desde entonces una parte de la prensa norteamericana ha criticado implacablemente sus posturas políticas y  sus irrespetos y desafíos a lo tradicional y convencionalmente aceptado en el turbio mundo de la política. Contrario a los malos presagios de sus opositores y enemigos de su gobierno, las expectativas económicas y el porvenir de EUA devienen ya en realidades concretas, positivas.

`` Para los Estados Unidos, con su poderío tecnológico, su inmenso mercado, su independencia energética y su superioridad militar, además de su enorme atractivo en términos de rentabilidad, la atracción de capitales será inevitable.``



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.