19 Febrero 2018 3:39 PM

PortadaOpiniónColumnas

Duarte es el guía

José Alejandro González

José Alejandro González

José Alejandro González | ACTUALIZADO 29.01.2018 - 11:44 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

A causa de un traslado innecesario de fecha, se celebran 205 años del nacimiento de Juan Pablo Duarte y Díez fundador del Estado Dominicano. El Padre de la Patria nació a principios del siglo XIX el día 26 de Enero de 1813 en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán hijo de Juan José Duarte y Manuela Díez Jiménez, comerciantes españoles que residían en la colonia.

Duarte creció en un ambiente de clase media por lo que , al entrar en la adolescencia sus padres le enviaron a Europa a fin de completar sus estudios. En la época Europa estaba inmersa en las corrientes políticas del liberalismo, el socialismo utópico y los diferentes nacionalismos que brotaban como setas en otoño. Juan Pablo Duarte conoció los ambientes revolucionarios de la época; fue testigo presencial de los nuevos regímenes de libertades y derechos que surgieron después de la Revolución Francesa.

Este ambiente de apertura política, económica, social y cultural que se expandió por toda Europa caló en su espíritu juvenil. Esos hechos de aquel revolucionario estadío histórico del mundo occidental provocaron que el joven estudiante oriundo de una isla tropical entendiera que los dominicanos tenían identidad, que este pueblo era capaz de realizar su propia historia. Entonces prendió en él la idea de la separación de Haití y la fundación de un Estado conforme el pensamiento liberal y bajo la forma de la democracia representativa.

La posesión de los territorios conquistados por parte de las potencias coloniales de aquellos tiempos dependía mucho de las continuas guerras llevadas a cabo entre esas potencias enfrentadas entre sí. Las colonias de ultramar si no eran arrebatadas por la fuerza de las armas a sus colonos, podían ser  objeto de intercambio entre potencias o eran cedidas de una potencia a otra, o simplemente abandonadas a su propia suerte.

La isla de La Hispaniola, bautizada así por su descubridor Cristóbal Colón en 1492 durante su primer viaje, fue, desde entonces y durante siglos colonia española hasta que, por falta de interés en ella España la cedió a Francia. En 1821 José Núñez de Cáceres había proclamado la independencia de la parte oriental de la isla (Santo Domingo español). Este hecho histórico fue llamado por los historiadores Independencia Efímera porque apenas un año después el presidente del proclamado Estado de Haití ocupó todo el territorio oriental de la isla que había sido dividida anteriormente por las potencias europeas en dos poblaciones profundamente diferenciadas económica, social y culturalmente.

En el año de 1808 la población del lado occidental de la isla se sublevó contra los colonos franceses. Muchos de ellos fueron asesinados, la revolución triunfante proclamó la República de Haití. La población de la parte oriental quedó sometida al nuevo Estado proclamado cuando en 1821 el presidente haitiano Boyer invadió y ocupó todo su territorio. En 1833 Juan Pablo Duarte regresó al Santo Domingo español ocupado por Haití dispuesto a luchar para crear un Estado Dominicano separado del Estado haitiano.

La lucha separatista duartiana no fue contra una de las potencias europeas que habían conquistado y colonizado las tierras y poblaciones insulares y de tierra firme del Nuevo Mundo. La lucha fue contra el dominio haitiano que entonces ocupaba el territorio oriental de la isla dividida. Las ideas e intenciones de Duarte fueron acogidas principalmente, en el seno de la clase media urbana. Un importante sector de la clase alta, tradicionalmente privilegiada rechazó a Duarte.

Sin embargo, el movimiento se expandió lo que exigió la creación de instrumentos de dirección, organización y difusión del mismo. Ante tal necesidad fue creada la sociedad La Trinitaria fundada en 1833 bajo el lema de Dios, Patria y Libertad. Posteriormente fue creada la sociedad La Filantrópica cuya labor afianzó el movimiento libertario difundiendo las ideas duartianas mediante la representación de obras de teatro. Duarte había apoyado a la oposición haitiana.

Después del derrocamiento de Boyer, el nuevo gobernante persiguió a Duarte obligándolo a exiliarse en Caracas, Venezuela. En su ausencia, el día 27 de Febrero del año 1844, sus seguidores, reunidos en la Puerta del Conde en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán proclamaron la Separación de Haití y la fundación del Estado Dominicano el nombre de República Dominicana. El 14 de Marzo del mismo año Duarte regresó al país. Recibido como un héroe fue nombrado General del Ejército Dominicano. Entre Duarte y Pedro Santana hubo diferencias militares en cuanto a la manera de enfrentar las huestes del ejército haitiano que había invadido el territorio dominicano.

Tras la victoria militar dominicana el General Pedro Santana fue nombrado presidente de la República. El fundador del Estado Dominicano fue desterrado del país. Inseguro, excéptico, el presidente Santana anexionó la República a España. Ante tal ignominia Duarte regresó a la Patria a luchar a favor de la Restauración del Estado Nacional. Después de andar América del Sur en busca de ayuda para la causa restauradora y, una vez restaurada la República, Juan Pablo Duarte fue olvidado. Falleció el día 15 de Julio del año 1876 en Venezuela. Duarte es sendero y guía.                



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords