24 Junio 2018 10:48 AM

PortadaOpiniónColumnas

El matrimonio de igualdad de género

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán | ACTUALIZADO 12.01.2018 - 7:10 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Solamente  aquellos que no creen en Dios aprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo. Según el libro de Génesis en el capítulo 1, versículos 27 y 28, Dios creo a Adán y Eva, hombre y mujer los bendijo y les dijo que multiplicaran la   tierra. Para no estar de acuerdo con esa sentencia del todopoderoso, sencillamente hay que no creer en él.
   
En el libro  primera de  Corintio capítulo 6,  señala que los afeminados o los que se acuesten con hombres  no heredaran el reino de los cielos. También en Génesis habla de la destrucción de Sodoma y Gomorra donde se practicaban todo tipo de aberraciones y por un mandato de Dios  los únicos  que sobrevivieron fueron  su siervo Lot y sus dos hijas dejando atrás todas sus pertenencias.
   
La Biblia es muy precisa cuando habla de la homosexualidad y el  verdadero propósito de Dios cuando creo el primer hombre y mujer.  Para justificar el matrimonio gay se han expuestos diferentes  argumentos, pero  indudablemente que a través del tiempo  nos estamos encaminando en convertir la tierra en  otra Sodoma y Gomorra.
Hay diferentes versiones acerca de  la homosexualidad, se habla de una   condición o formación, pero lo peor es que sea una condición genética, situación que es más difícil de superar, aunque para Dios no hay justificación, porque eso  puede cambiar  siempre y cuando la persona   reconozca que ese defecto no es del agrado de Dios. Hay quienes han cometidos suicidio por no aceptar su condición y el rechazo  de la sociedad.
   
El historiador Español  Cesar Vidal lanzo la voz de alerta a los diputados y líderes religiosos sobre el peligro del aborto y el matrimonio del mismo sexo y su introducción a través de legislaciones nacionales que promueven sectores internacionales.
    
Señala Vidal que ´´el matrimonio de igualdad de sexo  es intolerable porque significa el final de la igualdad ante la ley e implica un  ataque contra la libertad, deteriora el sistema educativo, y provocaría una crisis demográfica´´. Afirma, además, que es absurdo que se apruebe una ley en favor de una minoría porque sean homosexuales.

Cuando el señor James Brewster represento a los Estados Unidos en el país en su condición de Embajador, no oculto su preferencia sexual  al extremo de presentar a su esposo legalmente casado. Él fue objeto de muchas críticas de parte de la Iglesia Católica Y demás denominaciones religiosas, porque aprovecho su  status   para promover el homosexualismo.
   
En el pasado los casos de transgénero no eran tan comunes, en los últimos tiempos, como el mundo se ha hecho más pequeño después de que la tecnología está al alcance de la mayoría de los habitantes del  planeta   esos que mantenían oculta sus preferencias sexuales  ahora  se han destapado sin el temor de ser rechazado  por la sociedad. En nuestro país, en el pasado, ser homosexual se consideraba como una vergüenza para la familia, pero  hoy se observa como algo normal.
   
En  25 naciones de todo el mundo y algunos estados  se ha legalizado el matrimonio  entre parejas del mismo sexo, y en nuestro país, más que la posibilidad, existe el deseo de algunos  sectores que están de acuerdo con esa práctica, porque nos gusta imitar lo foráneo.
   
Pero en el caso nuestro  resultara difícil de lograr ese objetivo  durante muchos años por nuestras costumbres y tradiciones religiosas. Si el matrimonio gay se legaliza el mundo estaría en peligro de extinción porque la especie humana no se reproduciría, además muchos sin tener sus inclinaciones desviadas lo harían por estar a la moda. En los países Musulmanes el homosexualismo es castigado con la pena de muerte.
    
Los que están de acuerdo con esa unión lo que menos  les importa es el mandato  de Dios, porque para muchas personas,  sobre todo  los que habitan en los  países desarrollados, solo se recuerdan que   Dios existe  cuando lo necesitan, por ejemplo cuando los norteamericanos enfrentan una situación difícil proclaman Oh, my God, pero se olvidan que Dios está siempre presente.   







0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.