18 Noviembre 2017 5:40 PM

PortadaOpiniónColumnas

El Matrimonio, una Bendición para beneficio de la Nación

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos | ACTUALIZADO 10.11.2017 - 12:59 am

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“El que haya esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová.” (Proverbios 18:22)
“La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala, como carcoma en sus huesos.” (Proverbios 12:4)
“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.” (Proverbios 31:10-12)


A migo(a), quiero tomarte de la mano y entregarte una Biblia que es la Palabra de Dios, para que tú puedas leer allí todo lo que necesitas para vivir una vida que agrade a Dios y traiga bendición y vida eterna a ti y tu familia, para que esta nación, República Dominicana, pueda con alegría ver brillar el poder del evangelio en cada hombre, cada mujer y la paz de Dios controle tus emociones, tu vida en su totalidad.
   
Ahora bien, ¿Por qué no tenemos hogares como Dios nos enseña en su Palabra? Porque los seres humanos nos hemos dado a la tarea de crear nuestra propia religión y nos hemos apartado del camino de Dios, Oye lo que el Señor nos enseña: “¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”(Lucas 6:46) ¿Por qué? “No hay temor de Dios delante de sus ojos.” (Romanos 3:18)
 
  ¿Qué debemos hacer cuando hay conflictos con tu pareja, ya sea con el hombre problemático o la mujer irrespetuosa? Debemos buscar ayuda con personas que puedan aconsejar con la Palabra de Dios, ya que en las situaciones difíciles cuando hay hijos e hijas, ellos son los más sufridos al ver a su padre en discusiones violentas y pleitos, y ellos no saben qué hacer. Ahora bien, Amigo (a) que lee este artículo, quiero poner delante de tus ojos algunos principios que te ayudarán a ti y a tu esposa a resolver cualquier situación que se te presente en tu hogar. Estoy consciente que te será difícil aceptarlo, pero con la ayuda de Dios y su guía podrán ambos ayudarse mutuamente, ya que es Dios que te instruye; El conoce todas las cosas, por ende es más sabio que el hombre. Oye la voz de Dios: “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.” (Colosenses 3:18)
   
En El Huerto de Edén, Dios le dijo a la mujer: “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.” (Génesis 3:16)
   
El pecado ha transformado el armonioso sistema de papeles ordenados por Dios, en desagradable lucha de voluntad personal. Compañero de por vida, los maridos y las mujeres necesitan la ayuda de Dios para llevarse bien.  El deseo de la mujer será enseñorearse de su marido, pero el marido gobernará por el mandato de Dios, como el Señor enseña en su Palabra: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la Palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas.” (1 Pedro 3:1)
   
La Sujeción no es una dictadura del hombre a su mujer, es que ella reconoce la autoridad de su marido y se siente segura, amada y protegida por aquel que la ama, la cuida y la respeta, y este hombre actuando así es un buen ejemplo para la sociedad, para sus hijos y un hombre digno de ser modelo para los demás hogares.
   
De la misma manera Dios les enseña ¿Cuál es el carácter que debe adornar a la mujer? : “Considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” (1 Pedro 3: 2-4)

Amigo que lee este artículo, hombre dominicano que está oyendo diariamente los tristes y estremecedores hechos violentos de sangre, de cómo los hombres están matando a sus mujeres:  Nuestra patria, nuestra isla, República Dominicana, está clamando desde lo más profundo de sus entrañas que hagamos un alto en nuestra vida. Detente y reflexiona en el trato a tu esposa, oye la voz de Dios: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.” (Colosenses 3:19)
   
“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” (1 Pedro 3:7)
   
“Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.” (Efesios 5:33)
   
Nota: En otra entrega seguiremos orientándoles sobre este tema.
   
-Todas estas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords