15 Diciembre 2017 7:52 PM

PortadaOpiniónColumnas

El fraccionamiento del territorio dominicano

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán | ACTUALIZADO 12.10.2017 - 9:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Nuestro país merece una mención especial en el libro de records de Guinnes, por tratarse de un territorio que con menos de 50 mil kilómetros cuadrados y algo más de 10 millones de habitantes esta divididos en 32 cabeceras de provincias y 157 municipios, pero todavía no están conforme con la mutilación porque hay quienes consideran que se pueden crear más provincias, todo con la marcada intención de aumentar el clientelismo.
   
En esta Ciudad de Santiago desde algunos años el dirigente peledeista, Hipólito Martínez, encabeza un grupo que han estado cabildeando a través del congreso una ley que convierta al sector Cienfuegos en el municipio Santiago Norte.
   
Ese propósito ha encontrado una fuerte oposición de los sectores representativos de la ciudad que se oponen a que Santiago lo sigan dividiendo, aunque sabemos que más que las buenas intenciones lo que se persigue es un presupuesto para satisfacer las apetencias clientelar.

Es digno de comentar la publicación de un informe que indica que para el consejo de regidores de los cuatro ayuntamientos del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo, que suman 102 miembros el Estado eroga la suma de 15.8 millones de pesos mensuales en el pago de sueldos.

El salario que reciben esos regidores difiere, hay que quienes ganan $220, mil pesos al mes y otros $105 mil. Recordamos que hasta el periodo 1982_1986, la función de regidor era honorífica, y solamente recibían una dieta de $50 pesos por cada sesión, y precisamente fue en el periodo 1986_1990, cuando Monchy Fadul del PLD dirigió el cabildo de Santiago que los regidores comenzaron a recibir sueldo, lo que explica que estas gentes son los que promovieron esa mala práctica del clientelismo.
   
De acuerdo a un análisis periodístico, de las 32 provincias que tenemos solamente 13 tienen 2 diputados cada una, lo que significa el 13.6 por ciento de los 190 que integran el hemiciclo, las provincias con dos diputados son, Bahoruco, Elias Pifia, Independencia, Pedernales, San José de Ocoa, Dajabon, El Seibo, Hato Mayor, María Trinidad Sánchez, Montecristi, Hermanas Mirabal, Samana y Santiago Rodríguez.
   
Hay provincias como por ejemplo Jimani que no alcanza los 14 mil habitantes, así como la Provincia Hermanas Mirabal, San José de Ocoa, Elias Piña, Dajabón y Santiago Rodríguez, que juntas son superadas con más de 100 mil habitantes por los municipios de Navarrete, San José de las Matas, Villa Vázquez y Villa González.
   
Compartimos la sugerencia de la politóloga Rosario Espinal acerca de eliminar 20 provincias, 100 alcaldías y 10 ministerios, pero como reza el refrán "una cosa piensa el burro y otra el que lo apareja". Salvo que no llegue al poder un gobierno con el firme propósito de poner la casa en orden, es muy difícil que esta aspiración de Rosario se pueda llevar a la práctica.
   
Mientras el PLD, se mantenga gobernando no tenemos esperanza de que se produzcan cambios que eliminen el clientelismo y el tráfico de influencias, pero tampoco veremos cambios en un eventual gobierno de Hipólito Mejía ó Luis Abinader.
Con ese derroche de dinero que se utiliza para alimentar el clientelismo, son muchas las necesidades que se podrían resolver en favor de los más necesitados, y posiblemente en época de calamidades atmosférica no habría la necesidad de evacuar a los pobres que residen en condiciones de hacinamientos a las orillas de los ríos, arroyos, cañadas y lugares vulnerables.
   
Pero como soñar no cuesta nada, mucho que pensamos como Rosario Espinal, tendremos que seguir esperando para hacer realidad este sueño hasta que este pueblo no se sacuda y crea conciencia de la realidad en que vivimos.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords