18 Octubre 2017 7:22 AM

PortadaOpiniónColumnas

Peng Sien Rafael Sang Ben: maestro, guerrero

Josefina Almánzar

Josefina Almánzar

Josefina Almánzar | ACTUALIZADO 28.09.2017 - 9:36 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Conocí a Peng Sien Rafael Sang Ben allá por los años finales de la década de los 90. Nos conocimos a través del Núcleo de Apoyo a la Mujer (NAM) donde Mildred Mata su esposa, compañera de vida milita hasta el momento actual. Me sorprendía y llamaba la atención que un hombre estuviese entre tantas mujeres, opinando, asesorando, sumamente integrado y comprometido con los derechos que reclamábamos para que fueran reconocidos por el Estado.
   
Veía al “chino”, como le solíamos llamar, entrar y salir con su larga cabellera blanca, con un bultico entre cruzado, con la cabeza llena de proyectos, lo cual lo mantenía un tanto distraído y distante del contacto social; sin embargo, aterrizado y enfocado en sus ideas y sueños.
   
La vida nos volvió a juntar de una manera más directa en julio del 2015 cuando decidió ingresar y formar parte de nuestro proyecto político Opción Democrática junto a Minou Tavarez Mirabal. Recuerdo la inquietud que creó su llegada a  través de nuestra amiga y compañera, Zobeyda Cepeda, a nuestra Dirección Provincial de Santiago. Todos y todas sentimos que había llegado alguien que nos superaba en conocimientos. Sentimos que había llegado el maestro a poner orden a la escuela. Sentimos que había que ponerse a estudiar, a profundizar, a estructurar, a organizarnos.
   
El tiempo de ese 2015 pasó en bola de humo pero Peng Sien se convirtió en el centro de nuestra enseñanza política. Cuanto esfuerzo, cuanto afán en todos nuestros encuentros y reuniones para que profundizáramos en los contenidos.  Nos mandaba lecturas, nos sugería pensadores políticos modernos que estaban creando cambios en sus países, como es el caso de Pablo Iglesias, en España con Podemos. Cuanto esfuerzo porque aprendiéramos a manejarnos con el modelo asambleario el cual conduce y produce reuniones democráticas y por ende acuerdos y resoluciones donde la mayoría está representada. Cuanto afán porque no quisiéramos buscar protagonismos, cámara, flashes en el escenario político sin ningún tipo de criterio y formación política, de eso está llena la política actual, nos decía.

No todo era teoría en la militancia de Peng Sien, porque su militancia era con la vida y su accionar. Desde enero del 2017 cuando se anunció la primera Marcha Verde, el 22 de enero en Santo Domingo, nos dijo : “ahí estaremos”. Nadie sabía en ese momento, qué produciría esa primera marcha, sin embargo desde el primer momento, Peng Sien creyó que el Movimiento Verde era un fenómeno social que transformaría a la sociedad dominicana y lo apoyó hasta su último suspiro de vida. No sólo marchó hasta que su salud se lo permitió sino que desde su cama le daba seguimiento, invitaba a toda su familia a continuar marchando y cuando llegábamos de la marcha y lo visitábamos su primera pregunta era:  ¿Cómo se dio?, ¿la gente apoyó?. Al escuchar un sí como respuesta, su rostro se iluminaba.
   
Asumió su enfermedad con la misma dignidad, paciencia y serenidad con la que vivió. Definitivamente la vida me premió al permitirme compartir con un guerrero y maestro como lo fue Peng Sien. Aunque ya no nos acompaña físicamente seguiremos construyendo caminos, ahora más fortalecidos porque con él aprendimos que sí se puede convivir con nuestros principios, que sí podemos luchar por nuestros ideales aun viviendo en este sistema de cosas que como país tenemos.
   
Seguiremos con la seguridad de que podemos continuar con su Luz, la cual queda iluminada y guiada en sus pensamientos y en todo lo transmitido.

Seguiremos en las calles y sabremos que marchará junto a nosotros y como decía nuestra compañera María Trinidad: “bailaras junto a nosotros en la fiesta que este pueblo hará cuando podamos terminar con la corrupción y la impunidad”.

Hasta siempre maestro, guerrero!
La autora es abogada y docente universitaria.


1 comentario(s)


  • 1

    Marlen Curiel

    29.09.2017 - 12:25 pm

    Como amiga desde la infancia y ex CORECATO la felicito; es el mejor retrato de Pengsien de todos los adioses leídos hasta ahora.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords