18 Noviembre 2017 3:50 PM

PortadaOpiniónColumnas

Palacio de Bellas Artes Franklin Domínguez

Lincoln López

Lincoln López

Lincoln López | ACTUALIZADO 13.09.2017 - 10:31 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Personalidades de la vida artística y cultural del país están promoviendo la idea para posteriormente presentarla  como proyecto de ley ante el Congreso Nacional, para que el Palacio Nacional de Bellas Artes sea designado con el nombre de Franklin Domínguez (Santiago de los Caballeros, 1931), el más prolífico y laureado de los dramaturgos dominicanos de todos los tiempos. Su producción dramática abarca la comedia, la tragedia, la sátira, el teatro infantil, el drama y la ópera.
   
La brillante carrera profesional de Franklin Domínguez ha sido en varias áreas como la actuación y la dirección teatral, productor, actor y guionista de cine. Doctor en Derecho y Licenciado en Filosofía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), por sus altos merecimientos artísticos. Presidente de la sociedad de Autores y Compositores Dramáticos de la República Dominicana y miembro adherente de la sociedad homóloga de París, y miembro correspondiente de la real Academia de Española de la Lengua.
   
Franklin Domínguez es el guionista de la primera película dominicana de largo metraje: La Silla, basada en la tiranía trujillista, estrenada en 1963 en esta ciudad de Santiago de los Caballeros; y, ese mismo año estrenaría en el Palacio de Bellas Artes su  sátira política: Se Busca un Hombre Honesto, fundamentada en el golpe de estado dado contra el gobierno del Prof. Juan Bosch. Es bueno consignar que probablemente Franklin Domínguez sea el artista que más veces ha subido al escenario de esa augusta estructura, amén de haber sido allí, Director General de Bellas Artes en varias ocasiones.
   
A lo largo de su exitosa carrera ha obtenido el Premio Nacional de Teatro Cristóbal De Llerena en más de 10 ocasiones: Omar y los demás, Lisístrata odia la política, Los Borrachos, Bailemos ese tango, Duarte, el fundador de una República… y en el 2003 le fue otorgado por el Estado Dominicano el Premio Nacional de Literatura. En el 2008 recibió la Orden de Carlos V, declarándolo Dramaturgo Real. Sus obras han sido representadas en Mónaco, México, Estados Unidos, Cuba, Venezuela, España, Alemania, Honduras…
   
Cultura viva se adhiere a esa idea con humildad pero firmemente convencido que Franklin Domínguez tiene méritos más que suficientes, para que por ley el Palacio Nacional de Bellas Artes, lleve su consagrado nombre.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords