18 Noviembre 2017 3:46 PM

PortadaOpiniónColumnas

La Paz

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua | ACTUALIZADO 12.09.2017 - 9:17 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Cuando fraternal y humanamente cambia la manera de sentir , se elimina la cadena mental del sufrimiento desbloqueando el paso a la felicidad cerrando la vorágine a las enfermedades psicosomática, y los sintomáticos prejuicios inflando así las neuronas y creciendo tus energías .
   
La llega del amor, un abrazo ferviente, una sonrisa y una caricia saturada de calor humano, humaniza tu corazón  y te contagia de apego afectivo, sensibilizando así el estado de ánimo y la visión de vivir.
   
Aísla la incertidumbre, la magia incondicional de compartir; la virtud de dar y convivir con amor mueve el consciente de nuestra existencia reflejándose en una terapia para la depresión y un relajante efectivo para la felicidad.

La paz es relativa y nace en nuestro ser y se siente en el aura y brota en el corazón como un encanto sagrado del mismo Dios, iluminando nuestro estado de concordia y armonía y trae consigo el sosiego  y nos aísla de la vida agitada.
   
Es la calma, el reposo, el silencio, es hacer la paz, la reconciliación después de situaciones hostiles, tal como una tregua o armisticio, la paz es el estado supremo del hombre, es como la euforia del disfrute de tener ese don de tranquilidad, y con la misma se contagia a los demás, de los alcances y legados de esa impronta. Si la paz nos acariciara y nos contagiara, pues no hubiera guerras, no habría enemigos, ni el daño ni la envidia, todo eso fuera utopías y quimeras y la tragedia no existiría…esa gran tragedia de querer exterminar el genero y la biodiversidad del planeta.
   
La magnánima grandeza para lograr la paz se lleva en sentir bondad, cariño y comprensión, aportando para la convivencia de los niños desposeídos, así como de los ancianos y tener compasión a las madres y todo tipo de persona que se hallen sumidas en desgracia.

El autor es escritor y poeta



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords