21 Noviembre 2017 11:17 PM

PortadaOpiniónColumnas

El Ciclo Democrático Inconcluso

Antonio Taveras Guzmán

Antonio Taveras Guzmán

Antonio Taveras Guzmán | ACTUALIZADO 10.09.2017 - 9:07 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

( 2 de 3)

La democracia es un proceso dinámico, social y colectivo en permanente construcción, del cual van surgiendo las instituciones y los mecanismos u órganos que la sustentan.
   
Sin instituciones democráticas no puede haber gobernanza democrática. Las instituciones democráticas permiten y posibilitan organizar a la sociedad en base a reglas  y normas de aplicación y cumplimientos obligatorios,  con cierta horizontalidad,  para hacer posible la convivencia civilizada  en una sociedad.  A través de estas instituciones es posible dirimir conflictos, armonizar los complejos y múltiples intereses que se presentan en las interacciones sociales; además aseguran la participación y el ejercicio político de la ciudadanía.

Estas reglas y normas, cuya base fundamental se encuentran en la constitución y las leyes,  organizan también la conformación del Estado y crea las distintas estructuras o agencias, que permiten a los gobiernos la ejecución de las políticas públicas y canalizar y proveer los bienes públicos que demanda la sociedad.
   
Las instituciones como base fundamental por donde camina la democracia, tienen carácter histórico, no son estáticas, son construcciones dinámicas, más bien disruptivas. Se desarrollan y se fortalecen con las prácticas políticas democráticas. No son el fruto de ningún líder o ser iluminado.
  
 Las vivencias cotidianas, su conflictividad, y el quehacer rutinario del colectivo en base a las observancias de principios democráticos, (respeto a las reglas pactadas, reconocimiento y aceptación de las diferencias y la diversidad, prácticas y conductas transparentes en los ámbitos públicos y privados entre otros) va creando en las sociedades y en cada uno de sus componentes, elementos identitarios, y reproduce patrones de conducta que van pasando de generación en generación. Cuando esto sucede se crea una sólida cultura democrática y las conductas y actuaciones democráticasse asumen de manera automática.
   
Si bien es cierto que los mecanismos, órganos, reglas y normativas son importantes e imprescindibles, crear a través del tiempo una sólida cultura democrática es una garantía para que una sociedad pueda tener un desarrollo integral. Como construcción social la democracia y sus instituciones deben ser inclusivas y horizontales. Deben darle respuestas al conjunto de aspiraciones, necesidades y anhelos del colectivo. Deben garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos (sociales, económicos, culturales y políticos).
   
La democracia y sus instituciones deben garantizar la plena participación política, que incluye mecanismos de control sobre el poder delegado. No es posible la gobernanza democrática sin que haya una participación activa de una ciudadanía consciente de que es depositaria del poder y por lo tanto, el poder debe representarla y rendirle cuentas.
   
Los principios de participación, representación, delegación y control del poder son claves para el funcionamiento de la democracia. Estos mecanismos deben ser transparentes y previsibles.
   
La gobernanza democrática debe estar provista de legitimidad desde su origen y ejercicio. Para que pueda haber legitimidad de origen, los mecanismos de selección y elección deben ser transparentes, justos y equitativos, sin ningún tipo de mediatización que pueda hacer variar la voluntad ciudadana de seleccionar "lo mejor" para que lo represente. Prácticas como el clientelismo, la compra de votos, el uso ilegal de los recursos del Estado, las distintas modalidades de fraude electoral, entre otras prácticas restan legitimidad a los gobiernos surgidos de procesos con estas características.
  
Para que pueda haber legitimidad en el ejercicio se debe actuar desde el gobierno, con apego y respeto a las normativas legales y los principios constitutivos. Esto significa respetar la independencia de los distintos poderes del Estado, y aceptar y respetar los diversos mecanismos que la democracia y sus instituciones prevén para el control del poder.

El autor es Presidente de la Asociación Empresas Industriales de Herrera y Prov. Santo Domingo(AEIH)


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords