21 Noviembre 2017 11:17 PM

PortadaOpiniónColumnas

Las parturientas haitianas

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez | ACTUALIZADO 08.09.2017 - 9:44 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Es increíble como han evolucionado las cosas en esta isla.

La Republica Dominicana, concebida por Duarte y que la clase alta de su época consideró una utopía, porque los haitianos la aplastarían y prefirieron que fueramos en vez de eso, un protectorado o una colonia de cualquiera de  las potencias de la época, ya fuera Estados Unidos, España, Francia o Inglaterra y que por esa razón expulsaron a Duarte  del país, borrándolo del mapa nacional, es en la actualidad una realidad, a la que los haitianos se aferran, como medio de mejorar sus paupérrimas condiciones de vida.
   
A pesar de la anexión a España por Santana, que los dominicanos rechazamos exitosamente  a sangre y fuego y del intento de anexión por Baez a Estados Unidos en 1869, que fracasó porque no fue aprobada  por el senado norteamericano el año siguiente, convirtiéndose entonces la ayuda de estos a Baez,  en la guerra  de los seis años, este fue sacado del poder y somos actualmente la mas adelantada de las dos naciones en la isla, comprobándose así, la extraordinaria visión política de Duarte.
    
Siempre que hay un país mas avanzado  junto a uno muy atrasado, se produce una fuerte corriente migratoria del mas atrasado, hacia el mas adelantado.
    
En la actualidad, una de las  modalidades de penetración por los haitianos, es trayendo madres haitianas a que den aluz sus hijos, en territorio dominicano.
  
 Esto nos pone en la disyuntiva de aparecer crueles e indiferentes ante la tragedia de nuestro vecino si las rechazamos, o de tener que resistir la presión internacional, que nos querrá imponer esos niños nacidos aquí, como nuevos ciudadanos dominicanos, que tendremos que mantener, lo que solo contribuirá a frenar nuestro precario desarrollo.
    
Debemos buscar una salida salomónica ante esta disyuntiva.
   
Se me ocurre que lo mas practico sería habilitar una maternidad en la zona fronteriza del lado haitiano, que costearíamos de nuestro presupuesto.
   
Se estima que cada parto de las haitianas en nuestros hospitales públicos, nos cuesta unos treinta mil pesos (R.D.$ 30,000), cien de ellos serían 3 millones, mil serían 300 millones,.. dos mil, 600 millones y así sucesivamente.
   
Mantener una maternidad en territorio haitiano yo aprecio nos costaría anualmente unos quinientos millones de pesos, (R.D. $ 500,000,000.). Podríamos emplear en ella, además de médicos dominicanos, médicos haitianos educados y entrenados en la Republica Dominicana,  los cuales ya suman centenares. De esta manera nos quitamos de encima el estigma de la indiferencia ante la tragedia ajena y evitamos se nos quiera aumentar la carga de niños dependientes de nuestro presupuesto para su mantenimiento.
   
Tenemos que enfrentar la realidad de que somos el único país que tiene frontera con Haití. Que sus problemas repercuten indefectiblemente en nuestro país y que debemos buscar la manera de solidarizarnos y tratar de ayudar a resolverlos, preservando nuestra nacionalidad, que mucho trabajo nos dió lograrla y que debemos mantener.
   
La maternidad podría situarse en el lado haitiano de la frontera por Elias Piña, que estaría en el centro de Haití y de acceso equidistante a la mayor parte de su territorio.
   
Debemos ir pensando que la Republica Dominicana va a tener que establecer un programa de ayuda externa y que Haití sería por su situación geográfica, el principal beneficiario de esa ayuda.

Que esta ayuda se inicie instalando una maternidad a nuestro costo en territorio haitiano, me parece una buena manera de iniciarla.
   
Terminamos diciendo que esto  solo es una idea, de como se podría resolver uno de estos problemas.



1 comentario(s)


  • 1

    Pedro Mendoza

    09.09.2017 - 10:11 pm

    Apreciado colega y amigo, Julio Manuel:
    Tu sugerencia, sin duda, es bastante original y hasta atractiva, pero la veo impracticable porque nuestro Gobierno tendría que constuir y financiar no uno, sino dos grandes hospitales extramuros: uno en Dajabón y otro en Jimani puesto que uno quedaría saturado de parturientas en cuestión de meses por lo que la situación quedaría más o menos igual que ahora.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords