18 Noviembre 2017 3:41 PM

PortadaOpiniónColumnas

Juan Gómez, siempre en el corazón

Nurys Rivas

Nurys Rivas

Nurys Rivas | ACTUALIZADO 17.07.2017 - 10:44 pm

2 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Varias décadas atrás, era punto de encuentro entre provincias de la región, en las décadas 60 y 70´s, formó parte del despertar de la Iglesia Católica integrando a la juventud y adolescencia al trabajo de seminaristas que predicaban la nueva palabra que cayó en gracia a las familias de este poblado que les acogían con beneplácito.
   
Consignado en la historia de las luchas intestinas que estremecían al país por ser un paso obligado para contendientes y guerrilleros, sus cerros sirvieron de escondite y estrategia a unos y otros.
   
Estuvo en la agenda de José Martí, cuando luego de descansar en la Piedra Parida, transitó a lomo de caballo, en ruta hacia Montecristi a firmar junto a Máximo Gómez, el histórico Manifiesto de Montecristi.
  
 Lugar visitado por dominicanos ilustres, fue en sus buenos tiempos, el mayor proveedor de los guineos que procesaba la Grenada Company.

Por la fertilidad de sus tierras abastecía a pueblos vecinos de víveres y frutas, tabaco, maíz, cebolla, maní, yuca, hortalizas.
   
La leche y la carne, chivos, gallinas y huevos, las flores para llevar a la iglesia y al cementerio, las proveía esta tierra chica, productiva de gente trabajadora, juventud estudiosa y respetuosa.
   
Hablo de la cuna de Demetrio Rodríguez, el general distinguido por su arrojo y defensa de la patria, cuyos restos yacen entre espinas en el humilde cementerio de la comunidad.
   
Enclavado en la Línea Noroeste, región caracterizada por su aridez, era el oasis en medio de cambrones, guatapanal y cactus, ya que al poseer acueducto, se facilitaba el regadío.
   
Hablo de la patria chica de algunos dominicanos que han descollado en muchas áreas y en política, que evidentemente poco o nada han hecho a favor de su comunidad.
   
Ya ni marcado en el mapa está, desde que se abandona la autopista, se advierte el cambio negativo, llamar carretera a ese camino sería un desatino, es un sendero de piedra, polvo y espinas hasta llegar a Guayubín.
   
¿No tiene Juan Gómez un Alcalde Pedáneo? Si existe, cuáles son sus funciones que no opuso resistencia cuando se cometió el delito regional de llevarle a la categoría de “paraje”.
   
Hay que protestar juangomeros, este artículo es un llamado a todos los diseminados por el país y fuera de él, hay que exigir a las autoridades que se ocupen de Juan Gómez.
Hago un llamado público a Hans Vieluf Cabrera, Senador por Montecristi que residiendo en Guayubín, conocerá al dedillo las condiciones que expreso, llamado extensivo al síndico de Guayubín.
   
Juan Gómez, protagonista de un merengue clásico, muere entre las fauces de la dejadez y el olvido de los que pudiendo hacer algo, mantienen un silencio doliente.  
   
Aunque vivamos lejos, el lugar guarda nuestras raíces y mucho de esas piedras llevamos con nosotros, los recuerdos de la niñez, la evocación impoluta de vivencias cuando todavía el corazón es puro.
  
 Hay juangomeros dentro de la política, nos gobierna el PLD, pero desde los doce años de Balaguer, gente de allí escaló altas posiciones, fue quizás el tiempo en que empezó el éxodo hacia la capital, inicio del abandono aprovechado por haitianos y personas de otros sitios, para ocupar el lugar.
   
Al final debo citar y enaltecer el tesón de Saury Grullón Mora, un joven que se ha empeñado en mantener lo poco que queda y de hecho, lo que se conserva y lo que está logrando, es mérito suyo y de quienes le ayudan en su empeño.



2 comentario(s)


  • 2

    Ramona Rivas

    19.07.2017 - 12:15 am

    Excelente!!!


  • 1

    Quilvio Rodriguez

    18.07.2017 - 2:47 pm

    Excelente meditacion y denuncia de una juangomera mordida por la nostalgia del eden que solo vive en nuestras memorias.
    Un llamado a todos, todos podemos hacer algo, por devolver un poco la condicion de nuestro pueblecito querido.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords