25 Septiembre 2017 3:24 PM

PortadaOpiniónColumnas

Mosul liberada

José Alejandro González

José Alejandro González

José Alejandro González | ACTUALIZADO 16.07.2017 - 8:41 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Después de batallar durante 265 días Mosul ha sido liberada. ``Una victoria jalonada por duras y agónicas refriegas que arrebata a los yihadistas su capital en suelo iraquí e inaugura un tiempo incierto marcado por cientos de miles de desplazados y el riesgo de la insurgencia.``  La antigua ciudad de Mosul fue tomada por ISIS en Junio del 2014, desde entonces este grupo fundamentalista yihadista wahabita, se constituyó en Califato en un rememorar el pasado del islam todopoderoso en el Oriente Medio. Su objetivo principal es restablecer la hegemonía islámica en toda la región. La pasada semana la histórica ciudad fue liberada por tropas iraquíes apoyadas por la fuerza aérea norteamericana y combatientes Kurdos, tribus árabes-sunitas y militantes de la religión chiita.

Antes de caer en manos de los extremistas de ISIS, la ciudad de Mosul era la tercera ciudad en importancia en Irak situada a unos 396 kilómetros de Bagdad, su capital. El país cuenta con una población de aproximadamente dos millones de habitantes, la mayoría son asirios. Hay pobladores árabes, kurdos y turcos junto a otras minorías que conforman una tradicional heterogeneidad étnica. Mosul está localizada en el extremo norte de Irak, ubicada al este del rio Tigris que, casi en paralelo con el río Eufrates delimitan la franja fértil que los griegos llamaban Mesopotamia: ``entre ríos``.

 Esta zona del Oriente Próximo se extiende a zonas fértiles contiguas a Irak y Siria. En la antigüedad la zona se dividía políticamente en Asiria, al norte y Babilonia, al sur. Esta se dividía, a su vez, en Acadia y Sumeria. En esta última se originó la Civilización Sumeria, una de las primeras civilizaciones, si no la primera, hace unos seis mil años o mucho más. Las ciudades de Ur y Nippur, el Código de Hammmurabi, la leyenda heroica de Gilgamesh, los relatos bíblicos del diluvio y la Torre de Babel son referentes históricos pertenecientes a ese mundo antiguo, primigenio, germinal.

En los manuscritos que contienen los registros de la Anábasis, su autor, Jenofonte, menciona por primera vez la entonces pequeña población de Mepsila situada en los márgenes del río Tigris. Esta sería el origen de la actual Mosul, también conocida como ``La Perla del Norte``, ``el Paraíso``, ``el Verde``. En la parte oriental de la ciudad se encuentra el montículo de Ruyunjik, remanente de la antigua capital asiria de Nínive, importante ciudad del Antiguo Oriente destruida en 612 a.C., por babilonios, medos y escitas. ``La Anábasis`` o ``Expedición de los Diez Mil`` es un relato histórico con cierto tinte de leyenda escrito por el historiador griego Jenofonte, quien fue discípulo de Sócrates, en el cual narra la expedición militar de Ciro el Joven contra su hermano el Rey de Persia Artajerjes II. En el siglo VII los musulmanes conquistaron Mepsila convirtiendo a sus habitantes al islamismo. Hoy la mayoría de los habitantes de Mosul son musulmanes sunitas.

Sin embargo, una significativa parte de la población asiria es cristiana. Pertenecen a diferentes iglesias: Iglesia Católica Caldea, Iglesia Católica Siria e Iglesia Ortodoxa Siria. Hay, además, árabes cristianos que son fieles a la Iglesia Ortodoxa Griega, Iglesia Ortodoxa Siria, la Iglesia Latina y la Iglesia Católica Caldea. El Irak de hoy está situado en lo que, desde una remota antigüedad, ha sido llamada Mesopotamia. Para el gran historiador británico Arnold Toynbee la primitiva Mesopotamia era una zona casi imposible de habitar por ser terreno anegado y cenagoso, habitado por miasmas infinitas, terreno que fue hecho cultivable y fértil gracias al arduo trabajar de sus primeros pobladores hace unas dos o tres decenas de miles de años antes de Cristo. Después del rey Hammmurabi, quien representa la cúspide de Babilonia-1750-1792 a.    C.-, una multitud de reinos e imperios han ocupado este territorio; desde los asirios, hititas, caldeos, medos, persas, árabes, mamelucos, otomanos, británicos hasta los norteamericanos en pleno siglo XXI. Después de la caída del Imperio Otomano, las partes dispersas del imperio fueron objeto de interés para el mundo occidental que observaba atento los hechos y planificaba acciones para apropiarse de los mejores despojos.

Franceses, británicos y norteamericanos acudieron al reparto y crearon nuevos reinos, nuevos Estados y trazaron nuevas fronteras y nombraron nuevos reyes y presidentes de reinos y repúblicas de escritorios; obedientes unos, rebeldes otros. A los británicos les correspondió echar las bases políticas para la fundación de lo que es hoy Irak. En 1979 Saddam Husein tomó el poder y luego, en 2003 fue derrocado por una coalición militar occidental encabezada por EUA década y media después que tropas norteamericanas echaron al ejército iraquí de Kwai. Ahora, después del asalto a Mosul que había sido retrasado por diferencias entre suníes, chiíes y kurdos, una población desplazada por la guerra de más de 900.000 personas está en campos de refugiados y más de 150,000 personas de zonas rurales como Hawya, Tal-afar y áreas la provincia de Al-anbar sufren el terror del fundamentalismo islámico. Los miembros de la coalición triunfante en Mosul admiten que está distante el momento de la derrota definitiva de ISIS.               


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords