22 Febrero 2017 11:23 AM

PortadaOpinión

Centenario de la primera intervención norteamericana en nuestro país 1916-24

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez | ACTUALIZADO 08.07.2016 - 5:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

(XIII)

Trujillo se “engancha” en el constabulary.(enero 1919)
 
Este fue el hecho transcendente, durante su formación, en relación a este cuerpo militar, creado por los americanos,  con la intención  de preservar la paz, terminar con el caudillismo regional que anarquizaba este país y lograr  una estabilidad democrática.
   
Lo que ocurrió fue, que este cuerpo militar se convirtió en el  instrumento, para el surgimiento de un solo gran caudillo, que lo utilizó para establecer una cruel y larga dictadura. Una vez surgido  este gran caudillo, los americanos  se mostraron indiferentes inicialmente y luego lo  apoyaron, a pesar de que esto frustraba la intención de organizar un constabulary..
   
La razón mas importante del fracaso, del cuerpo militar creado   el 7 de abril de  1917, mediante la Orden Ejecutiva No 147, fue que los americanos tuvieron  dificultad en lograr que  dominicanos decentes, entraran como oficiales, a un cuerpo militar formado por usurpadores del poder en el país. Por eso tuvieron que aceptar hombres de mala reputación en sus filas con esos fines. Uno de ellos fue Rafael Trujillo, quien desempleado en 1918, logró engancharse como 2do Tte del cuerpo militar en formación.
   
El plan de evacuación Hughes Peynado, contemplaba que al terminar la intervención  los americanos dejarían el país en manos de un Presidente elegido democráticamente y que el cuerpo militar que ellos habían creado   sostuviera ese régimen democrático.
  
 En las elecciones de 1924, resultó elegido Horacio Vasquez, Presidente de la Republica, quien promovió a Rafael Trujillo como jefe de ese cuerpo militar y este, delante de sus narices y a pesar de las advertencias de sus seguidores sobre lo que estaba ocurriendo, permitió que Trujillo convirtiera el constabulary  en su cuerpo militar personal. En 1930 Trujillo lo traicionó, le dió un golpe de estado y se quedó en el poder por 31 años, ejerciéndolo cruel  y dictatorialmente.
   
Posteriormente a la muerte de Trujillo, nuestro ejército derivado del constabulary,  se dividió en 1965, tratando una de las facciones, de que se respetara la constitucionalidad quebrantada por un golpe de estado contra el gobierno del Profesor  Juan Bosch, elegido democráticamente en diciembre de 1962.
   
Esa facción constitucionalista, dirigida por el Coronel Francisco Caamaño, al triunfar en el combate del Puente Duarte, la tarde del 27 de abril de 1965, forzó una 2da intervención militar norteamericana en el siglo pasado, para supuestamente evitar el surgimiento de un régimen comunista .en este país.
   
La parte que se benefició de esta intervención, durante los 12 años que siguieron a la guerra civil y que se conocen como los 12 años de Balaguer, mantuvo una actitud represiva hacia la población civil e intervenía descaradamente en las elecciones presidenciales que se efectuaron durante esos años.
   
La situación cambió en  1978, al perder las elecciones Balaguer y el Presidente Jimmy Carter, de Estados Unidos, no apoyar la toma de la Junta Central Electoral y la suspensión del conteo de votos, que impusieron los militares balagueristas.
   
A partir del gobierno de Antonio Guzmán (1978-82), surgido en esa fecha, nuestros militares han estado sometidos a una concientización de su papel en una  democracia, que es el de mantener el orden y respetar la voluntad  popular  expresada en las urnas.
   
Aunque ocasionalmente da señales de que este proceso todavía necesita afianzarse, no hay duda, de que la influencia militar en la vida nacional, es muy distinta a partir de esa fecha y de que ellos  en la actualidad, se comportan de forma muy diferente, a como lo hacían antes de 1978.
   
Al parecer, la idea de formar un constabulary y el propósito del plan de evacuación Hughes-Peynado, está dando el fruto que se esperaba, aunque necesitáramos 61 años (1917-1978) para ello y que en ese intervalo, ocurriera una larga y cruel dictadura, una guerra civil y que nuestra soberanía fuera atropellada por segunda vez.
          
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords