20 Enero 2017 10:03 AM

PortadaOpinión

Responsabilidad civil como consecuencia de violación a la ley 241 sobre tránsito vehículo de motor

Redacción | ACTUALIZADO 21.04.2016 - 5:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En el  presente tema trataremos el surgimiento de la Responsabilidad civil, cuando ocurre la comisión de un hecho punible en contra de bienes jurídicos ya sean colectivos o particulares,  que producen lesiones que derivan del hecho principal, por violaciones a la ley 241 sobre tránsito Vehicular en República Dominicana; así como también su elementos constitutivos como la falta, el daño y perjuicio;  y su  relación de causa y efecto. Conoceremos los sujetos procesales que intervienen en el proceso de resarcir los daños ocasionado por la violación de la ley 241 sobre transito Vehicular y el importante rol que tienen nuestros legisladores con la creación de leyes y decretos especiales para fortalecer nuestro sistema judicial.
  
Cuando se trata de accidente de tránsito surge la responsabilidad extra contractual que puede nacer de un delito (hecho ilícito ejecutado con intención o dolo) o de un cuasi delito (hecho dañoso realizado por culpa o negligencia). En estos casos conjuntamente, puede surgir la responsabilidad penal, cuando el hecho está tipificado como delito.
   
La responsabilidad civil, consiste en la obligación de reparar el daño causado, ya sea en especie, si es posible, o en su equivalente en dinero, abonando los daños y perjuicios ocasionados. La sanción civil se impone con carácter reparador, para volver a poner a las partes involucradas en una situación justa, dar a cada uno lo que le corresponde, evitando un enriquecimiento o empobrecimiento injustos, pero no tiene el carácter de represivo. Las sanciones no se establecen como pena (no se imponen penas de multa, ni de prisión, ni de reclusión, ni de inhabilitación) como sí ocurre cuando nace una responsabilidad penal. El responsable civil, puede evitar la sanción, si prueba que su incumplimiento se debió a caso fortuito o fuerza mayor. Es necesario que exista una relación de causalidad entre la falta y el daño, es decir que el daño recibido debe ser a consecuencia de la falta. El causante del daño solo tiene la obligación de repara los daños a causa de su falta. El vínculo de causalidad se presume.
  
 La Responsabilidad por el hecho de otro.
Está fundamentada en lo prescrito en el artículo 1384 del Código Civil y se adquiere por los daños causados por otro de quien se debe de responder. Es necesario distinguir quien debe de responder y por quien se debe de responder.
   
El Comitente: Es aquel con capacidad de dar órdenes e instrucciones al que está bajo su dependencia.
   
El Preposé: Es el subordinado que recibe las órdenes e instrucciones de parte del comitente.

Requisitos de esta Responsabilidad
A) La relación del comitente al Prepose,
B) Un vínculo entre el hecho del Prepose y las funciones asumidas
C) Una falta imputable al Prepose.

Fundamentos en materia de tránsito
Mediante decisión de fecha 20 de mayo del 1998 (B. J. 1050, Pág. 171) Nuestra Suprema Corte de Justicia estableció el siguiente criterio: Que la persona que conduce un vehículo de motor se presume, hasta prueba en contrario que lo hace con la autorización del propietario.Es evidente que esa prueba en contrario no le corresponde a la víctima del daño.
   
La ley de seguros y fianza, la subordina a la condición de que la conducción del vehículo se haga bajo la autorización del propietario o del asegurado. Además establece que si se da esa condición el propietario o asegurado es comitente del conductor del vehículo.
   
Esta presunción admite prueba en contrario bajo los mismos parámetros de la Responsabilidad Civil por el hecho del otro.

Causas  excluyentes de la responsabilidad por el hecho de otro

Mediante la misma decisión la Suprema Corte de Justicia estableció el criterio de que para admitir la prueba en contrario de la relación de comitencia deben de existir las siguientes características:
   
A) Que la solicitud de traspaso haya sido depositada con anterioridad al accidente de que se trate;
   
B) Cuando se pruebe mediante un documento dotado de fecha cierta que el vehículo haya sido traspasado en propiedad a otra persona.
  
 C)    Cuando se pruebe que el mismo haya sido objeto de un robo y el propietario pruebe la sustracción del mismo antes del accidente que se le imputa.

Causas  liberatorias de la responsabilidad civil
En materia de accidentes de tránsito la causa liberatoria de la responsabilidad civil lo es la no retención de la falta al causante del daño, pero existen otras causas que lo liberan, las cuales son comunes a todas las clases de responsabilidad civil, y que se denominan:
   
A) La falta de la víctima:Constituye una causa que libera al demandado cuando el hecho calificado de falta es apreciado como imprevisible e inevitable. Un hecho es considerado como imprevisible e inevitable y por lo tanto liberatorio de responsabilidad cuando el demandado haya actuado conforme a la prudencia para evitar el daño;
   
B) El caso fortuito o fuerza mayor. Constituyen una causa liberatoria de responsabilidad civil cuando el acontecimiento señalado como tal constituye un hecho, cuyos efectos sean absolutamente debido a un hecho imprevisible e inevitable; y            

C) El hecho de un tercero. Constituye una causa liberatoria, cuando este hecho se presenta con las mismas características de la falta de la víctima del caso fortuito o fuerza mayor y posee los siguientes requisitos:
   
La gran importancia que tiene la ley 241 sobre transito Vehicular queda demostrada cuando surge responsabilidad Civil, porque dicha ley 241 junto con el sistema judicial de nuestro país se encargara de resarcir los daños ocasionados para volver a poner a las partes involucradas en una situación justa, dar a cada uno lo que le corresponde, evitando un enriquecimiento o empobrecimiento injustos.
  
 El tema de la responsabilidad Civil en nuestro país en materia de accidente de transito es un tema jurídico que avanza al paso del tiempo para fortalecer, proteger y ayudar tanto nuestro sociedad. De igual modo hacerle un grata recomendación a todo el profesional del derecho, que a la hora de lanzar una demanda en responsabilidad civil en virtud de la Ley 241, se empapen bien sobre el tema y su proceso, para con ellos evitar decisiones poco beneficiosa.

Lic. Juan Eduardo Jiménez
Licda. Rosaura Almonte
Licda. Rosmery Mencia
Maestría de Derecho Civil y Procesal Civil Contemporáneo, (UAPA)



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords