20 Julio 2019 7:44 AM

PortadaNación

Estimulación Cerebral devuelve calidad de vida a pacientes Parkinson

Estimulación Cerebral devuelve calidad de vida a pacientes Parkinson

ampliar foto

El neurocirujano José Orlando Bidó Franco, mientras interviene a un paciente con la enfermedad de Parkinson.

Redacción | ACTUALIZADO 14.03.2014 - 8:32 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

SANTO DOMINGO.-De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 40 millones de personas en todo el planeta padecen la enfermedad de Parkinson, degeneración  y muerte de las neuronas de una parte del cerebro que disminuye de manera dramática su calidad de vida, por síntomas como rigidez muscular, temblores,  lentitud e incoordinación motora.
   
En la enfermedad de Parkinson,  la llamada parte compacta de la sustancia negra del mesencéfalo o estructura superior del tronco del encéfalo deja de producir dopamina, un neurotransmisor indispensable para efectuar los movimientos voluntarios y para manejar la postura corporal.

Aunque la afección no tiene cura aún, las neurociencias ponen al alcance de los pacientes la Estimulación Cerebral Profunda, técnica quirúrgica capaz de devolverles hasta en más de un 80 por ciento el control de las facultades perdidas, de tal forma que pueden volver a conducir vehículos de motor, abrocharse la ropa y caminar con normalidad.
   
“La estimulación del núcleo subtalámico permite mejorar prácticamente todos los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Ayuda a disminuir las dosis de levodopa y de otros medicamentos; y posterga sus efectos colaterales. La cirugía, que consiste en la colocación de un electrodo, no cura la enfermedad; pero reduce los síntomas mediante una estimulación que debe ser permanente”, explica el neurocirujano José Orlando Bidó Franco.
   
Agrega que la Estimulación Cerebral Profunda controla el temblor, la rigidez y la lentitud en los pacientes con Parkinson, al tiempo que les devuelve la expresión facial.
“Cuando el paciente comienza a perder dopamina, se presenta una fragmentación del movimiento conocida como temblor. También sufre una disminución del movimiento y se vuelve hipocinético, lento, además de que se verifica en él una rigidez, una dureza, una pérdida de la flexibilidad de las articulaciones de origen neurológico”, expone.

El neurocirujano indica que no todas las personas con Parkinson tiemblan ni todas las que tiemblan padecen la enfermedad; y que el síntoma inicial de ésta puede ser una disminución del balanceo de los brazos al caminar, el cual evoluciona hacia una pérdida de la expresividad facial.





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.