21 Septiembre 2019 12:50 AM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Consternación...

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 10.06.2019 - 9:17 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Pocas veces un acontecimiento trágico ha producido tanta consternación en nuestro país, como el ocurrido el pasado domingo a David Ortiz.
   
Ortiz, un héroe nacional, un ícono del béisbol y del deporte dominicano, en sentido general  -podría decirse de América Latina -futuro Salón de la Fama-, fue baleado por la espalda por un desconocido mientras se encontraba en un lugar público, en un hecho vandálico que ha ido más allá de nuestras fronteras, incluido Estados Unidos y parte de Europa.
   
Y es que con la dimensión de la figura de Ortiz, quien ha llenado de gloria a la población dominicana, no era para menos una repercusión de menor nivel.
   
Existen diversas versiones en torno al  móvil del hecho, aún cuando la más socorrida, aunque no confirmada aún por las autoridades de manera oficial -se está en proceso de investigación- es de que supuestamente se trató de un problema "de faldas".
   
Fuera cual fuera la razón,  las características de lo sucedido , conllevan a pensar de que  se trató de un acto de sicariato.
   
Y ciertamente resulta chocante e indignante a la vez  el sólo pensar que en su propio país un deportista de la popularidad, admirado y querido como David Ortiz, haya sido agredido de una manera tan vil como ha ocurrido.
   
Y peor aún el que se haya escogido un escenario público para tan despreciable acción, en donde había decenas de personas -por no decir cientos-, buena parte de las cuales también pudieron ser víctimas -el caso del comunicador Johel López, es el mejor ejemplo al respecto-.En otras palabras, en lugar de dos, pudieron haber sido más las personas agredidas.
  
Por fortuna, ambos están vivos, que lo más importante,pese a que las condiciones de Ortiz es mucho más grave que la de López, quien según informes,  se encuentra fuera de peligro, tras ser impactado en una pierna con  la misma bala que impactó al exjugador.

Inseguridad...
   
El suceso, tan doloroso como lamentable y no obstante a que algunos podrían considerarlo como algo aislado, pone al descubierto el grado de inseguridad existente en el país, el cual aparentemente ha ido en crecimiento.
   
El mismo, afecta considerablemente la imagen de la República Dominicana en el exterior y de algún modo se prevé que igualmente habrá de repercutir  en la llamada "industria sin chimenea", que es el turismo dominicano. Sobre todo, después de algunos casos de violencia  que se han producido en los últimos días ligados al sector.
   
Ojalá, sin embargo, que esta situación pueda ser contrarrestada con una rápida, agresiva y bien conducida campaña a nivel nacional e internacional por parte del Ministerio de Turismo, en donde sean expuestas las muchas bondades que ofrece la nación como destino turístico, en aras de que el impacto negativo que pudiera producirse en ese sentido, disminuya considerablemente.
    
En definitiva,pues,  nos unimos  al  dolor que embarga hoy a la familia Ortiz y a todo el pueblo dominicano por lo ocurrido y abogamos por una rápida y completa recuperación de este ejemplar deportista, así como  del comunicador Jhoel López.  PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:Manny Ramírez , es el segundo dominicano con más jonrones con las bases llenas -Grand Slam- en Grandes Ligas, con un total de 21 en su gloriosa carrera. !Suena  la campana! !Climmp!
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.