19 Julio 2019 1:48 AM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Esperanzador...

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 15.05.2019 - 9:14 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Después de muchas expectativas, al fin Vladimir Guerrero Jr tuvo una noche a la altura esperada.
   
Guerrero Jr explosionó desde el punto de vista ofensivo en el partido del pasado martes cuando su equipo, Azulejos de Toronto, venció 7-3 a los Gigantes de San Francisco.
   
El criollo pegó de 4-3, dos cuadrangulares y cuatro carreras remolcadas,  y fue factor vital en el triunfo de los Azulejos.
   
Una noche como esa es lo que los aficionados, tanto dominicanos como parciales de los Azulejos en el exterior, habían estado esperando del jovencito de apenas 20 años de edad, quien había estado por debajo en los partidos previos, a niveles tales que, hasta hace poco, estuvo bateando apenas 152 de promedio -su average subió a 222-.
   
Un inicio relativamente pobre, con relación a lo que se había anticipado. Y esa expectación se conjeturó en base a algunos elementos. El talento de Guerrero jr, su sobresaliente labor en las menores, y el hecho de que es hijo del Salón de la Fama, el también dominicano,Vladimir Guerrero.
   
Esto llegó incluso a preocupar a muchos, que entendían  que el quisqueyano taldaría bastante tiempo en descifrar el pitcheo de las mayores, al cual, lógicamente, no está acostumbrado.
   
Sin embargo, la actuación del citado juego resulta esperanzadora, de que puede batear con propiedad a ese nivel y que  podría haber en fechas posteriores muchas noches como esa, debido al enorme potencial que atesora Guerrero Jr, a quien, entendemos, sólo hay que darle tiempo.
   
Por debajo...
   
A propósito, dos que han estado por debajo, han sido el dominicano Manny Machado y  el norteamericano Bryce Harper.
   
Ambos firmaron los mejores contratos en el mercado de agentes libres. Machado, de 26 años,  pactó con los Padres de San Diego por 10 años y 300 millones de dólares, mientras que Harper, de la misma edad, hizo lo propio con los Filis por 13 años y 330 millones.
   
No obstante, la realidad es que en el terreno, tanto Machado como Harper no han respondido a las expectativas.
   
Machado, que en honor a la verdad, ha estado un poco mejor últimamente que Harper, batea para 265 de promedio, en 41 juegos y 153 turnos agotados, con 41 imparables, nueve de ellos cuadrangulares y cinco dobles, 23 vueltas anotadas e igual cantidad impulsadas.
   
En los últimos siete días, promedia  450 en 20 turnos agotados, con nueve hits, un jonrón, dos anotadas y cuatro remolcadas.
   
Su proyección apunta a que podría concluir con 35 jonrones, en 158 partidos y 598 turnos, con 89 anotadas y 89 impulsadas.
   
Harper, de su lado, apenas batea 219, con siete vuelacercas, 25 carreras anotadas e igual cantidad de remolcadas, en 41 partidos jugados y 146 turnos.
   
En la última semana, promedia 105, en 19 veces al bate, con dos hits, tres anotadas y siente bases recibidas. Sin el juego de anoche ante los Cerveceros, llevaba de 14-0.
   
Su proyección establece que podría concluir con 28 jonrones, en 162 juegos y 572 turnos, con 99 anotadas y 99 impulsadas.
   
De ser así, estas dos superestrellas habrán quedado en deuda con sus respectivas organizaciones. No obstante, todavía falta mucha pelota y queda sobreentendido de que ambos, son mucho más jugadores de lo que hasta ahora se ha visto de ellos. Así las cosas, lo más idóneo es esperar. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Por cierto, Vladimir Guerrero y Ricardo Carty comparten el segundo lugar entre los dominicanos con más hits consecutivos en Grandes Ligas, ambos con 31 -Luis Castillo, con los Marlins, con 35 es el primero, hazaña lograda en el 2002-. Guerrero lo logró en 1999, con los entonces Expos de Montreal, en tanto, Carty lo hizo previamente, en 1970, con los Bravos de Atlanta. !Suena la campana! !Climmp!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.