23 Abril 2019 2:39 AM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Una labor digna…

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 10.02.2019 - 8:14 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Razones de circunstancias –basadas en las reglas imperantes en el torneo- impidieron que la República Dominicana, representada por las Estrellas Orientales, se coronara campeón de la Serie del Caribe 2019.

Sin embargo, la actuación del representativo quisqueyano, que concluyó igualado en primer lugar en cuanto a récord en el grupo B, con Panamá, ambos equipos con 3-1, fue digna del prestigio internacional que tiene el béisbol dominicano, específicamente, en el área del Caribe.

Reconocimiento para las Estrellas Orientales que lograron cerrar un año histórico, en el que no sólo sepultaron un maleficio de 51años sin ganar un campeonato, sino que demostraron en la Serie del Caribe que su actuación en el plano doméstico no fue casualidad, tras, aún sin traer el título, exhibir casta de campeones en el clásico caribeño. Hay razones suficientes para sentir orgullo y satisfacción por el conjunto con sede en San Pedro de Macorís.

De lo sublime a lo ridículo…

La nota más decepcionante de la Serie, a propósito, fue Puerto Rico.

Los boricuas después de haber conquistado  en dos ocasiones consecutivas el certamen y de dárcele buenas posibilidades de retener el cetro, concluyeron esta vez con foja de 0-4. De lo sublime a lo ridículo.Así es el béisbol.

Avanza…

El dominicano Javier –El Abejón- Fortuna logró dar un paso de avance en su camino hacia la conquista de su tercer campeonato mundial en pesos diferentes.

Fortuna venció de manera clara en 10 asaltos al  africano Sharif Boguerre, en una contienda un tanto deslucida celebrada el pasado sábado, en Carson, California.La votación  de los jueces coincidieron 96-93.
   
El triunfo pone la marca del nativo de La Romana en 34-2-1-2 NC, con 23 nocauts.

Se trató de una eliminatoria, en la que el ganador tiene derecho a una oportunidad titular, Por suerte para el nuestro, ese nuevo chance puede de que esté “al doblar la esquina”. Primero,  porque su cotización de doble exmonarca universal -pluma y ligero junior- se mantiene en alto en el exigente mercado boxístico norteamericano y segundo, debido a que cuenta con un representante internacional, el promotor Sampson Lewkowicz, que es  bastante influyente y tiene  muy buenas relaciones. Ya veremos.

Campeón inesperado…

A Alberto Machado se le proyecta como la figura emergente con todas las condiciones para llenar en parte el vacío dejado por el ídolo retirado Miguel Cotto dentro del boxeo de Puerto Rico.

Imbatible en 21 salidas,  con 17 nocauts, Machado era amplio favorito para vencer, incluso hasta por nocaut, al estadounidense Andrew Cancio, el pasado sábado, en el Fantasy Springs y Casino de Indio, California.

Sin embargo, Cancio protagonizó una de las más grandes sorpresas en años recientes al vencer por la vía de la anestesia en cuatro asaltos a Machado.

En el corto lapso que duró la contienda, resultó bastante trepidante e intensa. Inclusive, pareció que Machado retendría con facilidad la diadema cuando, en el mismo primer round, con una sólida izquierda, envió a la lona a Cancio.

Empero, a partir del tercer asalto, el retador comenzó a desarrollar un efectivo plan de ataque al cuerpo de Machado que a la postre surtió efecto. Cancio liquidó a Machado con golpes a la parte media, enviándolo tres veces a la lona, lo que obligó al referí Raúl Caíz a detener la contienda a los 2:16 segundos del asalto citado y proclamar al estadounidense nuevo campeón de los ligeros junior (130 libras) versión Asociación Mundial de Boxeo –AMB-.

Cancio, que subió como presunta víctima y con marca de 19-4-2, 14 por la vía rápida,  pulverizó todos los pronósticos en su contra en base a voluntad y poderío. En definitiva, pues, se convirtió en un monarca inesperado. Ojalá y pueda sacar provecho a la corona, se lo merece. Es muy posible una revancha con Machado, quien pese al revés, sigue siendo un sólido candidato para volver a coronarse y establecerse de nuevo en la cima. Apenas cuenta con 28 años de edad. ESQUINITAS-. Cuando ni  los propios panameños lo esperaban (el país no estaba programado para participar originalmente), Panamá -Toros de Herrera-se consagra campeón de la Serie del Caribe, tras 61 años sin la justa y 69 sin ganarla.  Felicidades. Merecido triunfo...PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Ahora que hablamos de los ligeros junior, es prudente señalar que este casillero tuvo su primer campeón del mundo el 18 de noviembre de 1921. Se trató del norteamericano Johnny Dundee, quien venció en cinco rounds a George -KO-Chaney, en Nueva York, para consagrarse nuev rey. !Suena la campana! !Climmp!

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.