21 Enero 2018 2:58 AM

PortadaDeportesRincón Deportivo

Un nocaut a su imagen…

Domingo Hernández | ACTUALIZADO 13.01.2018 - 1:05 am

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Hace un buen tiempo, los Estados Unidos perdió la hegemonía que tenía en el boxeo en la categoría de los pesados.
   
Se recuerda que por largos años los completos norteamericanos fueron “amos y señores” de ese casillero, con figuras como, por sólo citar algunos, Jack Johnson, primer campeón negro en esa división, Jack Dempsey,  Joe Louis, el más consistente de todos con 25 defensas del trono, Rocky Marciano, el inmenso Muhammad Ali, Joe Frazier , George Foreman, Larry Holmes y Mike Tyson.
   
Sin embargo, con el paso del tiempo ese dominio se perdió y los europeos, muy en especial los rusos, con los hermanos Klitscko –Vladimir y Vitali-, pasaron a reinar.
   
De un corto período a esta parte, un gigante  color sepía –mide seis pies, siete pulgadas- se ve como la figura más idónea para recuperar esa supremacía estadounidense en la categoría reina:Deontay Wilder.
   
En efecto, Wilder, de 32 años de edad, a quien apodan “El Bombardero de Bronce”, es el pugilista con las mayores condiciones para ocupar de manera absoluta la diadema de los completos entre los pugilistas estadounidenses.
   
De hecho, ya posee la corona que avala el Consejo Mundial de Boxeo –CMB-, de la cual ha realizado un total de seis defensas exitosas –en marzo próximo hará la séptima ante el cubano Luis Ortiz-.
  
 Su trayectoria es impecable: 39 triunfos, con 38 nocauts en igual cantidad de combates celebrados. Es decir, hasta el momento ha sido invencible.
   
Ello indica que el muchacho va muy bien en pos de consolidarse como el principal pugilista en este peso.
   
Sin embargo, su imagen acaba de sufrir un nocaut: fue encontrado culpable de posesión de marihuana y condenado a 60 horas de servicio comunicatario, en su natal Montgomery, Alabama, además de una sentencia suspendida de 30 días y dos años de libertad condicional.
   
Wilder habría sido arrestado en Tuscaloosa en junio después de que la policía encontró la citada droga en su Cadillac Escalade. Inicialmente fue detenido por una violación de tinte de ventaja.
   
En aquella ocasión, los oficiales registraron el automóvil después de oler marihuana y encontraron una pequeña cantidad en la consola del vehículo.
   
Es cierto que fue categorizado como “un delito mejor”. No obstante, de algún modo u otro este inconveniente le afecta considerablemente en lo que respecta a su conducta, por su condición de deportista de alto nivel y el ejemplo que está llamado a  ser para los jóvenes norteamericanos y del mundo.
   
Su abogado defensor Paul Patterson dice que la marihuana no pertenecía a Wilder, porque éste acababa de regresar de un viaje y que otros tenían acceso al vehículo.    
   
Ese es el argumento del jurista para defender a su cliente, en este caso Wilder. Podría ser cierto o no. Empero, el sólo hecho de que se le relacione al consumo de drogas, le provoca un daño a su condición de pugilista líder en la división más importante que tiene el boxeo: los pesados. Una lástima. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de Wilder, es oportuno decir que éste conquistó el campeonato mundial de los pesados el 17 de enero del 2015, en Las Vegas, al vencer por decisión en 12 asaltos al haitiano Bermane Stiverne, única pelea en la que no ha noqueado –en la revancha, sin embargo, celebrada en noviembre pasado,el noqueó a Stiverne en el mismo primer asalto-. ¡Suena la campana! ¡Climmp!




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords