19 Septiembre 2018 11:15 AM

PortadaCiudadAyuntamiento y Democracia

Debilidad institucional

Debilidad institucional

ampliar foto

Julio César Castaños Guzmán, presidente de la JCE encabezó la reunión con los delegados de los partidos políticos.

Ignacio Guerrero | ACTUALIZADO 13.09.2018 - 6:18 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien” .
(José de San Martín)
  

Una de los problemas que enfrenta el sistema político en República Dominicana es la debilidad institucional, situación que obstruye la edificación de una democracia robusta.

El poder político tiene una acentuada  influencia en las instancias del Estado, lo que generara una   dependencia política y económica que neutraliza la autonomía y esto afecta la independencia en la toma de decisiones; incluso, esto es lamentable, se dejen sin efectos disposiciones por las presiones de las cúpulas partidarias.

Muestra de esto es la flexibilidad de los miembros de  la Junta Central Electoral, quienes se doblegaron ante los partidos políticos, tras extender el plazo de 75 días que había otorgado para que se estableciera  la modalidad en la que se organizarán las primarias internas, el cual  vencía el 6 de noviembre próximo.

La medida fue adoptada a través de la resolución 04/2018, donde se indica que los partidos y organizaciones políticas tendrán ahora un plazo adicional de 30 días, que se empezará a contabilizar a partir del seis de noviembre, por lo que la nueva fecha concluirá el seis de diciembre.

Es inaceptable que quienes dirigen a los organismos responsables de regular el comportamiento de la sociedad y los actores de las distintas manifestaciones, sujeten su accionar a los intereses de grupos, por tanto, la JCE  no puede permitir que los dirigentes políticos tracen las líneas en materia político-electoral.

A mi juicio, los miembros de la JCE debieron mantener el plazo de 75 días, porque era una manera de imponer orden, autoridad e institucionalidad.

Todos los ciudadanos, sin importar estatus social, económico, religioso y político, deben respetar las normas basadas en la Constitución y las leyes adjetivas, ya que solo así se construirá una vigorosa democracia representativa y participativa.
    
¡Qué el respete la constitucionalidad, ese es el deber de gobernantes y gobernados!

Tendencia suicida es preocupante

 Se torna preocupante la tendencia suicida que se registra en la sociedad dominicana, porque cada día se incrementan los casos de personas que deciden autoaniquilarse.

Es preciso que las autoridades oficiales y profesionales estudiosos de la conducta y el comportamiento humano, esto es urgente, pongan atención a la problemática con el empleo de métodos científicos de investigación, a fin de identificar las reales causas, los efectos y las consecuencias que se derivan de la misma.
   
La situación es muy complicada, debido a que los suicidios ocurren en todos los estratos sociales, o sea, en las diferentes clases sociales, por tanto, son diversas las causas que provocan que una persona se quiete la vida.
   
Muchos analistas atribuyen los suicidios a razones económicas, pasionales y a trastornos de salud, en parte eso es lógico;  sin embargo, en algunos aspectos se entra en el campo de la especulación, porque no se han efectuados investigaciones científicas que reflejen objetividad sobre el enigma que rodea la decisión de suicidarse.
   
Hoy evaluamos este trastorno, porque nos ha conmocionado el trágico final de la existencia de Fausto Lantigua, quien fue   un profesional, ser humano y amigo solidario; uno se resiste a creer que pudo ocurrir esa desgracia, porque él siempre fue un consejero como maestro y como comunicador.
   
Urge que se reflexione en busca de tomar conciencia sobre la complejidad de los suicidios, porque es un desafío emprender acciones para orientar a la gente en procura de que entienda que todos los problemas tienen solución y que vida es un sola, la cual deben preservar hasta que Dios lo permita.
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.