22 Septiembre 2018 4:51 AM

PortadaCiudadAyuntamiento y Democracia

Políticas fronterizas

Ignacio Guerrero | ACTUALIZADO 12.03.2018 - 7:53 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

"No hay palabra verdadera que no sea una unión inquebrantable entre acción y reflexión y, por ende, que no sea praxis. De ahí que decir la palabra verdadera sea transformar el mundo.”
Paulo Freire


De la visita sorpresa realizada por el presidente Danilo Medina, el pasado fin de semana, por localidades fronterizas se desprenden aspectos positivos, porque el hecho de anunciar políticas para consolidar la dominicanidad despierta una esperanza, porque se espera que se destinen los recursos necesarios en la subregión.
   
Claro, es nuestra apreciación, el discurso del mandatario debe acompañarse de la ejecución de programas que respondan a las necesidades básicas de las familias que pueblan las localidades situadas en la línea que divide a República Dominicana y Haití.
   
La gente necesita trabajo, mejores condiciones de vida, eficacia de los servicios de agua potable, energía eléctrica, asistencia médica adecuada, una comunicación terrestre moderna y facilidades para que niños y adolescentes puedan recibir una educación efectiva.
   
Como Danilo Medina retornó al Sur profundo del país y proclamó en  la comunidad de Tierra Nueva, en Jimaní, lo siguient5e: “Hemos decidido establecer políticas en la frontera que incrementen el arraigo de los dominicanos en la frontera”
   
Y adicionó  “Y la seguirá visitando para ver cómo podemos ayudar a la gente que está viviendo en la frontera y no la abandonen, que tengan de qué vivir”.
   
El jefe del; Estado ha prometido definir alternativas para materializar políticas que eviten que las personas abandonen la frontera.
   
Simpatizamos con ese objetivo, pero es vital especializar los fondos imprescindibles para construir obras, aplicar una verdadera asistencia social, generar empleos, instalar centros comunales que aseguran sana diversión, rescatar la producción y proporcionar todos los medios en procura de que las familias que permanecen en la frontera, vivan con dignidad.
   
La iniciativa del presidente Medina es saludable, sin embargo, requiere de acciones concretas en la búsqueda de humanizar a los pueblos fronterizos, los cuales están olvidados y abandonados a su suerte.
   
Hay una gran oportunidad en la propuesta presidencial, debido a que se abre un proceso muy interesante, pero para alcanzar las metas recordamos el  eslogan “Mano a la obra”, la cual se utilizó en una de las campañas de Danilo Medina.
   
Eso esperamos con la frontera dominico-haitiana, señor Presidente.

Melanio Paredes y la crisis en el PLD

Melanio Paredes, quien es miembro del Comité Central del PLD, atribuye los enfrentamientos en dirigentes peledeístas a la pérdida del Liderazgo y la autoridad política, lo que ha contribuido con el desorden institucional.
   
“El Comité Central tiene tiempo que no se reúne, una muestra de la debilidad del partido, porque quienes conforman la cúpula solo piensan en sus intereses particulares, por tanto, relegan a un segundo plano los nuestra organización y los del país”, afirmó.
   
A su juicio, si no rescate el liderazgo, la autoridad política y el consenso, el Partido de la Liberación Dominicana irá al “zafacón” de la historia política.
   
Lo lamentable es, es nuestra opinión, que esa realidad no es propia del PLD, sino de todos los partidos, situación que influye el descalabro de la nación.
   
Urge que los dirigentes de las agrupaciones políticas rescaten los principios éticos, valores morales, la ideología y presentan programas confiables y creíbles para superar los problemas sociales y económicos por la alegría y la felicidad de los dominicanos.
   
Que adquieran consciencia de la necesidad de trabajar por y para el pueblo, esa es su misión.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.