19 Julio 2018 11:01 AM

PortadaCiudad

Sigue protesta de pastor Pablo Ureña

Redacción | ACTUALIZADO 01.06.2017 - 6:51 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Santiago.- El pastor Pablo Ureña, presidente del Programa Niños con una Esperanza,  lleva hoy cinco días encadenado en el hospital infantil Arturo Grullón, de Santiago, pidiendo solución a la deficiencia de salud y a la falta de equipos que afecta a ese centro asistencial.

Ureña dijo que el único hospital pediátrico de siete quirófanos que dispone, seis están dañados y que igual situación presenta el tomógrafo.

El religioso manifestó que decidió encadenarse luego que a una niña, acogida en  la fundación educativa que dirige, le dio un dolor fuerte y que fue necesario trasladarla al hospital Arturo Grullón.

Ureña añadió que su madre le manifestó que la menor tiene piedra en la vesícula, pero que cuando la iban a operar los médicos tuvieron que posponer el proceso para el nueve de junio por falta de quirófanos.

Subrayó que la niña fue despachada a su casa junto a otros infantes por la misma situación.

El pastor comentó que un niño que se accidentó en Santiago Rodríguez fue trasladado al hospital Arturo Grullón, y que los médicos les advirtieron a los padres que el menor presentaba un cuadro clínico de gravedad y que no debía salir de ese centro hospitalario, pero que no hay tomógrafo para practicarle una tomografía.

Ureña añadió que a los padres no les quedó más remedio que endeudarse aún sin poder para llevar a su hijo a una clínica y evitar consecuencias fatales.

Dijo que todas esas deficiencias y males los llevaron a encadenarse en el hospital y resaltó que ha encontrado el apoyo de médicos, enfermeras y personal y empleados del mismo.

A su vez, significó que si a las autoridades no les  preocupa la situación de la niñez,  a él como pastor, ciudadano y representante de una institución que protege se segmento, sí le preocupa.

También refirió que ayer un grupo de damas de la Coordinadora de Mujeres del Cibao y el Movimiento Feminista Hermanas Mirabal, se solidarizaron con  él.

Raquel Rivera, vocera de esas dos agrupaciones feministas explicó que decidieron sumarse a la lucha de Ureña por considerarla justa y dijo que con la deficiencia de ese centro de salud, los más afectados son los niños y las madres que sufren en carne propia las dolencias de sus hijos y la falta de atención.

El pastor permanece tirado en un colchón, y custodiado por tres agentes policiales.

Foto grabada en fotolisto primera se llama
Pastor Pablo Ureña




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.