20 Agosto 2019 9:25 AM

PortadaCiudad

Aniversario revolución de abril encuentra el país inmerso en lucha por constitucionalidad

Aniversario revolución de abril encuentra el país inmerso en lucha por constitucionalidad

ampliar foto

El coronel Francisco Alberto Caamaño encabeza un pelotón de combate

Félix Parra | ACTUALIZADO 23.04.2019 - 9:31 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

SANTIAGO.-El 54 aniversario de la Revolución de abril, que tuvo lugar en Santo Domingo, en 1965, encuentra la República Dominicana, en medio de una incertidumbre política, matizada, por las diferencias del partido gobernante, cuyos dos principales líderes se disputan la nominación presidencial.
  
En este momento el tema de la discordia es la modificación o no de la Constitución, para permitir la reelección, del presidente de turno, el licenciado Danilo Medina Sánchez y en aquella ocasión el origen de ese acontecimiento era el retorno a la constitucionalidad, para lo cual se exigía el retorno al por del presidente Juan Bosch quien había sido destituido del poder.
  
De ahí que, tanto aquel momento de la historia dominicana (1965), como el actual, tienen un puto de coincidencia que es el tema político y la lucha por el control del poder, entre el Presidente Danilo Medina y el expresidente, doctor Leonel Fernández.
  
Estos dirigentes son los principales líderes, del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el cual se ha nutrido de la destrucción de otros como el Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Revolucionario Dominicano (PRD), más otras organizaciones minoritarias.
  
Esa indefinición a lo interno del partido gobernante, mantiene una especie de estancamiento político, económico y social, en un país, donde el desempleo y la debilidad institucional, le mantienen sumido en una grave crisis de inseguridad, debido a los índices de violencia, robos, atracos, asesinatos, que se registran cada día.
 
 La Guerra civil dominicana, también conocida como la guerra de abril, la revolución del 65, o simplemente como la revolución de abril, tuvo lugar entre el 24 de abril y el 3 de septiembre de 1965, en Santo Domingo, República Dominicana.
 
Este acontecimiento se inició cuando seguidores civiles y militares del presidente constitucionalmente electo Juan Bosch derrocaron al presidente Donald Reid Cabral.
  
El golpe de estado llevó al general Elías Wessin y Wessin a organizar militares leales al presidente Reid y por sus intereses ya que tenían una mafia de armas en conjunto con los Estados Unidos y con el regreso de Juan Bosch ese tráfico de armas se vio en peligro, iniciando una campaña contra los así llamados rebeldes constitucionalistas.  
  
En abril de ese año una nueva constitución garantizaba los derechos civiles e individuales y respaldaba el control civil de los militares.
  
El nuevo documento otorgaba libertades que nunca se habían conocido en el país; se declaraba algunos derechos laborales, así como a sindicatos, fueron tomadas en cuenta también las mujeres embarazadas, las personas sin hogar, la familia, los niños y los jóvenes, los agricultores y los hijos legítimos.
  
Estos y otros cambios, como la reforma sobre las posesiones de tierra, golpeaba, a los terratenientes conservadores y militares, sobre todo cuando se expuso en contra de tres décadas de autoritarismo somnoliento bajo el régimen de Rafael Leónidas Trujillo.
  
La jerarquía de la Iglesia Católica también reprochó el carácter laico de la nueva Constitución, en particular la disposición de la legalización del divorcio.
 
 La jerarquía, junto con la cúpula militar y la élite económica, también temían la influencia comunista en el país, y advirtieron de la posibilidad de "otra Cuba". El resultado de esta preocupación y la oposición fue dar un golpe militar el 25 de septiembre de 1963.
  
El golpe de Estado efectivamente negaba las elecciones de 1962,  mediante la instalación de una junta civil, conocida como el "Triunvirato", dominada por los remanentes trujillistas. El líder inicial del Triunvirato fue Donald Reid Cabral.
  
El Triunvirato no logró establecer su autoridad sobre las facciones conservadoras, ni dentro ni fuera del ejército, tampoco convenció a la mayoría de la población de su legitimidad.
  
La insatisfacción generalizada con Reid y su gobierno, junto con las lealtades hacia el Presidente Bosch, produjo una revolución el 16 de mayo.
  
Trujillo había muerto; pero tenía seguidores fuertes y peligrosos que conspiraban desde que éste llegó al poder y otro ingrediente fue el pago de la deuda externa que le trajo al país mucha soberanía e independencia y este acontecimiento provocó recelo por los Estados Unidos y éstos se aliaron con los trujillistas del país y provocaron el derrocamiento del gobierno de Juan Bosch que apenas duró siete meses.
   
Este acontecimiento dividió a la sociedad dominicana, se eligió un gobierno de facto y se incrementaron las protestas populares y el sector que exigía la vuelta a la constitucionalidad, y que Juan Bosch ocupara de nuevo la presidencia, cosa esta que resultó imposible por el apoyo incondicional que daban los EE.UU. al sector trujillista que había tomado el control político y militar del país.
  
Aunque la victoria militar fue decisivamente para las tropas legitimistas e intervencionistas, el conflicto armado sirvió a la sociedad dominicana para comprobar su capacidad de manifestarse en su propia defensa, dando así un legado parcialmente patriota con el bando constitucionalista



 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.